Un hombre con células inmunológicas en el cuerpo.
Salud

Los "refuerzos" inmunitarios ignoran la mejor propiedad del sistema inmunológico: el equilibrio

Podríamos aprender algunas lecciones de nuestros propios sistemas inmunológicos sobre cómo actuar y cuándo bajar la guardia.
traducido por Daniela Silva
08 Abril 2020, 6:36pm

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Cuando me enfermaba de niña, mi padre me dibujaba una caricatura de cómo que mi sistema inmunológico estaba luchando en mi cuerpo: una batalla. Dibujaba a un hombre de anticuerpos, con forma de letra Y, con brazos musculosos y abultados, preparándose para vencer a una bacteria o virus con cara de enojo.

Conforme fui creciendo, me di cuenta de que todos nos aferramos a estas metáforas de violencia física cuando hablamos del sistema inmunológico. Las células inmunitarias llamadas fagocitos se devoran a las bacterias invasoras. Las células T "asesinas" destruyen las células que han sido secuestradas por un virus; está arraigado en cómo explicamos nuestro complejo sistema que nos protege de los invasores externos.

En un ensayo de 2016 en Aeon sobre el lenguaje militarista que utilizamos para el sistema inmunológico, el escritor científico Jon Turney describe un libro para niños de los años 90 llamado Cell Wars (Guerra de células), sobre "una valiente banda de células que te mantiene saludable al luchar constantemente contra todo tipo de gérmenes invasores. Cada minuto, cada hora, cada día de tu vida, está luchando".

"Es difícil escapar de las imágenes de la guerra", escribió Turney. A principios de este mes, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo sobre la pandemia del COVID-19: "Esto es una guerra. Tenemos que tratarla como una guerra".



Al mismo tiempo, mi bandeja de entrada está llena de anuncios de productos que afirman que pueden "reforzar" mi sistema inmunológico. A medida que un nuevo coronavirus infecta a cientos de miles de personas en todo el mundo, estos anuncios se aprovechan del deseo de reforzar nuestras tropas, darles más municiones para ir a la guerra. Suplementos, jugos, sopas, elixires, caldos: todos prometen poner mi sistema inmunológico en condiciones de luchar por su inevitable enfrentamiento con un nuevo enemigo.

Sin embargo, esta concepción del sistema inmunológico no es del todo correcta. Sí nos protege de células invasoras, pero el sistema en su conjunto no es un cañón en piloto automático. Algo más importante para el sistema inmunológico que la guerra es el equilibrio. Un sistema inmunológico excesivamente "reforzado" no es deseable e incluso podría ser mortal.

Una ilustración oportuna de esto es una de las principales causas de muerte entre las personas con COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. Es una reacción exagerada del sistema inmunológico, llamada tormenta de citocinas. Esta tormenta es un estallido devastador, a menudo fatal de hiperactividad inmunológica. En estos casos, no es el virus el que mata directamente a una persona, sino su sistema inmunológico. Existe una discusión entre los médicos acerca de un tratamiento para los pacientes con COVID-19 que no "reforzaría" el sistema inmunológico sino que lo rechazaría.

Un sistema inmunológico saludable no está luchando constantemente. También está decidiendo a qué no reaccionar, a qué no matar; este discernimiento es una habilidad que nuestro sistema pasa refinando toda nuestra vida. El trabajo del sistema inmunológico, dijo Petter Brodin, inmunólogo del Instituto Karolinska en Suecia, es mantener una relación saludable con todas las bacterias que viven en nosotros y a nuestro alrededor.

Si el sistema inmunológico matara todo lo extraño a la vista, no tendríamos un microbioma (los millones de bacterias beneficiosas que viven dentro y alrededor de nosotros), y nuestros cuerpos parecerían una "tierra quemada", dijo el escritor y periodista Matt Richtel, autor de An Elegant Defense: The Extraordinary New Science of the Immune System.

"Se trata de equilibrio y tiempo", dijo Brodin. "El sistema inmunológico es un sistema exquisitamente equilibrado. Pero si alguien tiene una reacción alérgica, puede morir en medio minuto o segundos. ¿Qué nos dice eso? Nos dice el inmenso poder que tiene el sistema inmunológico. Puede matarte en segundos, pero generalmente no lo hace porque está bien regulado".

Me quedé pensando en el sistema inmunológico y las tormentas de citocinas, y en el equilibrio alterado entre la reacción exagerada y la falta de acción, mientras vemos pasos en falso del gobierno y de las personas en general en reacción a la pandemia. Podríamos aprender algunas lecciones de nuestros propios sistemas inmunológicos, por ejemplo, cómo montamos una defensa, cómo decidimos cuándo actuar y cuándo mantener un perfil bajo, y cómo nos definimos frente a lo que es "extraño".

El sistema inmunológico es complicado. Emplea una vasta red de células y tejidos para escanear continuamente el cuerpo en busca de problemas. Nacemos con inmunidad innata, que es la capacidad de nuestro cuerpo para defenderse de las células invasoras desde el principio. Y a lo largo de nuestras vidas, la respuesta inmune aprendida de nuestro cuerpo, el sistema inmune adaptativo, interviene. Cada vez que tenemos una infección o una vacuna, nuestro sistema inmune aprende y puede protegernos de ese patógeno si lo volvemos a encontrar.

Para hacer esto, el cuerpo reconoce cosas que no le pertenecen, llamadas antígenos. Los antígenos son proteínas en la superficie de bacterias, hongos o virus. Una concepción de larga data del sistema inmunológico es que su trabajo, resumido en pocas palabras, es detectar células que no son de "nosotros".

En el libro de 1949, The Production of Antibodies, los científicos Frank MacFarlane Burnet y Frank Fenner introdujeron esta noción de que el "yo" estaba inextricablemente ligado al sistema inmunológico. Burnet pensó que el sistema inmunológico definía realmente el yo, ya que decidió qué era lo que debía ser atacado. Al igual que hay fronteras alrededor de los países que definían a sus residentes, nuestro cuerpo era la frontera que contenía nuestras células. Cualquier otra célula "no propia" que cruzara esas fronteras debía ser eliminada.

Ahora sabemos que tiene más matices que esto. A nuestro alrededor, todos los días, los microbios acechan. Están en nuestros cuerpos, computadoras, ropa, comida. Cualquiera de ellos podría ser enemigo de tu cuerpo. Pero muchos otros también son amigos de tu cuerpo. Otros son microbios que se preocupan poco por ti.

Con el descubrimiento del microbioma, nos hemos dado cuenta de que nuestro sistema inmunológico con frecuencia deja a los microbios en nuestros cuerpos solos, a pesar de que no son células humanas, técnicamente no son el "yo". En otras ocasiones, el sistema inmunitario incluso los convence de colonizarnos. La proteína de anticuerpo llamada IgA, por ejemplo, después de que reconoce los antígenos en algunas bacterias intestinales. "¿Eso indica su destrucción?" Turney escribió en el ensayo Aeon. "No." En cambio, cuando la IgA se une a la bacteria, ayuda a que se arraigue en nuestras entrañas, estableciendo un nuevo hogar allí.

Las tormentas de citocinas son un ejemplo de cómo demasiada reactividad inmunológica no es ideal. Cuando el nuevo coronavirus ingresa al cuerpo, el sistema inmune lo detecta. Libera células inflamatorias, llamadas citocinas, que reclutan otras células inmunes para ayudar. Este proceso debe ser controlado y regulado, pero en algunos pacientes con COVID-19, comienza a hervir: los pulmones están inundados de células inmunitarias que intentan combatir el virus y eliminar el daño. Pero comienzan a acumularse, matar tejidos sanos y dañar otros órganos. Esto conduce a una incapacidad para respirar cuando el líquido inunda los pulmones, ahogando a la persona mientras sus órganos fallan.

Lograr que tu sistema inmunológico se fortalezca con cúrcuma o vitamina C, aunque haya funcionado, no es el objetivo final deseado.

El desequilibrio inmunológico también puede provocar otros problemas: trastornos autoinmunes, cuando el cuerpo ataca a las células a las que no está destinado, o alergias alimentarias, cuando el sistema inmunológico reacciona con demasiada fuerza a una sustancia extraña. Es por eso que la noción de "reforzamiento inmunológico" no tiene sentido, dijo Richtel. Lograr que tu sistema inmunológico se fortalezca con cúrcuma o vitamina C, aunque funcione, no es el objetivo final deseado.

Richtel dijo antes de escribir su libro sobre el sistema inmunológico: "Pensé que era una combinación de campo de fuerza y dispositivo nuclear", dijo. "Estaba equivocado". Un sistema inmunológico saludable no solo está formado por moléculas que son "asesinas", sino también por otras que le dicen a las células que se detengan, pausen y se retiren. Ahora lo describe comúnmente como un niño amoroso entre un bailarín de ballet y un gorila: una poderosa fuerza ofensiva, pero que se mantiene bajo control; una entidad que está revisando con gracia las identificaciones en la puerta.

En las primeras semanas de la pandemia del coronavirus en los EE. UU., algunas personas reaccionaron mal. Continuaron sus vacaciones de primavera, no se comprometieron a distanciarse socialmente, no cerraron sus negocios o escuelas. Otros reaccionaron de forma exagerada. Acumularon comida, papel higiénico, mascarillas y desinfectante para manos. Ambos tipos de desequilibrio amenazan a nuestras comunidades, el "cuerpo" en el que todos vivimos.

La gente ha atribuido la culpa a las nacionalidades que están fuera de nuestras fronteras, como si las delimitaciones que hemos creado de alguna manera le importen a un virus que se propaga indiscriminadamente. Han "escupido, gritado, atacado" a aquellos que se parecen a las personas que viven de donde vino el virus, como si esto de alguna manera representara la violencia contra el virus, en lugar de dañar partes de sus propias comunidades.

Nuestro deseo de reforzar el sistema inmunitario, fortalecerlo, está en consonancia con estas otras reacciones desequilibradas. Las personas buscan estos productos para tratar de recrear algún sentido de control. Estamos asustados. No podemos ver el sistema inmunológico, ni podemos ver este virus; solo podemos sentir sus efectos residuales. Comprar o comer algo que supuestamente ofrece protección se siente como un gramo de poder frente a un gran desastre global que empeora día a día. Pero, en cambio, debemos tomar decisiones de manera equilibrada que ayude a todo el organismo del que formamos parte.

Hay maneras de ayudarle a tu sistema inmunológico a mantener el equilibrio. "Hay dos fuentes de control enorme", dijo Richtel. "Son maravillosos y para algunos, desalentadores, porque son hábitos y no píldoras mágicas. La gente quiere una solución, pero también la quieren barata. En este caso, resulta barato y fácil, pero requiere cierta disciplina. Las dos cosas que hacer son: reducir el estrés y aumentar el sueño".

El estrés interfiere con el sistema inmunológico por medio de un mecanismo primitivo. Al principio de la vida humana, cuando nos enfrentamos al peligro, la adrenalina nos puso en modo de lucha o huida. La investigación sugiere que durante estos momentos, los recursos se trasladan de nuestro sistema inmunológico a nuestra necesidad de sobrevivir: correr más rápido cuando un depredador nos persigue, por ejemplo. Nuestros cuerpos producen sustancias químicas como la epinefrina, el cortisol y la noradrenalina, que ayudan a impulsar momentos estresantes como esos, pero también impiden nuestra respuesta inmune. Hoy, no estamos huyendo de los tigres, pero nuestros cuerpos siguen respondiendo al estrés de la misma manera.

En las primeras semanas de la pandemia del coronavirus en los EE. UU., algunas personas reaccionaron mal. Otros reaccionaron de forma exagerada. Ambos tipos de desequilibrio amenazan a nuestras comunidades, el "cuerpo" en el que todos vivimos.

Si no duermes lo suficiente, nunca obtienes un descanso de tus hormonas suprarrenales, dijo Richtel. La investigación ha demostrado que esto también afecta tu sistema inmunológico de muchas maneras, reduciendo el número de ciertas células inmunitarias, aumentando otras células inflamatorias al mismo tiempo.

El consejo de Richtel, dormir más y estresarse menos, me recuerda cómo se nos pide a la mayoría de nosotros que hagamos algo extremadamente simple y sin embargo increíblemente difícil: permanecer en casa. La respuesta más "equilibrada", la que nos ayudará como sistemas individuales y como sistema social, es no salir. Esperar y descansar.

Esto no es algo que encaje con la idea militarista del sistema inmunológico. Las metáforas alrededor de nuestro sistema inmunológico nos hacen querer estar activos, ponernos nuestra armadura y luchar. Pero si intentamos abrirnos paso a través de una pandemia, volver al trabajo, luchar con la fuerza bruta, no terminará bien para nosotros ni para los demás.

Este cambio de defensa al equilibrio también conduce a una idea más complicada de uno mismo. Antes, era simple: Yo soy yo, y hay cosas por ahí que son ajenas a mí. Mi cuerpo me protege contra esas cosas que son ajenas a mí. Había un límite fácil entre el yo y el otro. Pero ahora, con el sistema inmunológico como un sabio guardián, me he dado cuenta: no soy solo yo. Hay muchas cosas en mí que son ajenas a mí. Hay un sistema complicado que toma decisiones basadas en mi entorno, lo que hago, lo que como, dónde he vivido, a quién he amado, quiénes son mis padres. A veces ese sistema se estropea.

La delimitación entre nosotros y los invasores ajenos comienza a romperse a medida que reconocemos que nuestro sistema inmunológico permite que muchos otros organismos pasen a través de nosotros y vivan con nosotros para ayudarnos a prosperar. ¿Puede la separación entre nuestras necesidades y deseos individuales y lo que ayudará a otros humanos a seguir? Si comenzamos a pensar en la forma en que protegemos nuestro "yo" como una guerra y una práctica comunal de equilibrio, podría ayudarnos a tomar las medidas necesarias durante esta pandemia para proteger al organismo que es nuestra comunidad humana colectiva.

Sigue a Shayla Love en Twitter.