Científicos están listos para explorar un profundo "agujero azul" en el fondo del océano

El próximo mes, algunos científicos ingresarán a "Green Banana", un sumidero de 129 metros de profundidad en Florida que podría contener secretos ocultos, incluida nueva vida microbiana.
23 Julio 2020, 10:12pm
hole-opening-hires
Vista del buzo desde las profundidades del Amberjack Hole. Imagen: AJ Gonzales / Mote Marine Laboratory

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Algunos científicos están preparándose para sumergirse en un "agujero azul" profundo y oscuro, un sumidero en el fondo del océano, frente a la costa de Florida el próximo mes.

La expedición de investigación en "Green Banana", el nombre del agujero, revelará nuevas ideas sobre estos abismos de otro mundo en el fondo marino, como la naturaleza de sus habitantes y su posible relación con los acuíferos subterráneos. En 2019, se realizó otra expedición que investigó las profundidades de un agujero azul llamado Amberjack.

"Será la primera vez que describamos Green Banana, estamos ansiosos de ver cómo podría compararse (química y biológicamente) con Amberjack", dijo la miembro de la expedición Emily Hall, científica y gerente de programas del Mote Marine Laboratory, en un correo electrónico.

"Tiene una forma diferente y es más profundo, así que no estamos seguros de lo que encontraremos", añadió. "Lo mejor de la exploración es que todo será nuevo y emocionante".

Los agujeros azules se encuentran en todo el mundo y pueden tener hasta 300 metros de profundidad, que es la profundidad aproximada del Dragon Hole en el Mar del Sur de China. No hace falta decir que sumergirse en estos vacíos submarinos puede ser extremadamente peligroso; de hecho, el Red Sea Blue Hole en Egipto se encuentra entre los sitios de buceo más mortales del mundo.

Dicho esto, estos agujeros son hábitats de biodiversidad únicos que pueden contener corales, moluscos, tortugas marinas o incluso tiburones. También proporcionan alimento a los ecosistemas adyacentes, ganándose una reputación como los "oasis" del mar y haciéndolos atractivos destinos para la investigación científica.

Hall es parte de un equipo de científicos con sede en el Mote Marine Laboratory, la Universidad Atlántica de Florida, el Instituto de Tecnología de Georgia, y el Servicio Geológico de los Estados Unidos. Con el apoyo de la Office of Ocean Exploration and Research, los investigadores han comenzado a explorar agujeros azules en aguas de Florida.

"Creemos que son viejos manantiales y sumideros que se formaron hace más de 8.000 años cuando Florida era mucho más grande", dijo Hall sobre estos agujeros, aunque agregó que hay mucho más que aprender sobre los orígenes y la evolución de las cavernas.

“Cada hoyo que hemos estudiado hasta ahora ha tenido diferencias, químicas y biológicas", señaló.

El equipo se zambulló en el Amberjack Hole, ubicado a unos 48 kilómetros al oeste de Sarasota, en el Golfo de México, en mayo y septiembre del año pasado. Los buzos se sumergieron a más de 30 metros antes de llegar al borde del hoyo, que en sí mismo tiene unos 72 metros de profundidad.

1595417453862-GOPR1209

Noviembre de 2019, exploración en Amberjack Hole. Imagen: Brad Tanner / Mote Marine Laboratory

El miembro de la expedición Jim Culter, científico principal del Mote Marine Laboratory, describió el descenso a Amberjack como "un contraste extremo", en un correo electrónico.

"En la superficie, el agua es muy cálida, + 29°C y generalmente transparente (en verano)", dijo. "A medida que desciendes, el agua comienza a enfriarse y generalmente se produce una termoclina (cambio brusco de temperatura) a una profundidad de 21 a 27 metros y se reduce un poco la visibilidad".

"En el borde del hoyo es donde ocurre la acción, ves peces, tortugas, crustáceos, corales pequeños, esponjas", continuó. “Al pasar por el borde y un poco más profundo, el agua se enfría y la luz comienza a desvanecerse. Una segunda termoclina ocurre alrededor de 39 a 45 metros y la temperatura está a 15°C".

En ese punto, dijo, las grandes especies marinas como los corales y los peces son reemplazadas por nubes bacterianas y un olor a "huevo podrido" causado por el sulfuro de hidrógeno.

"El fondo es suave, muy limoso y se agita fácilmente", dijo Culter. "Está oscuro hasta que miras hacia arriba y ves la abertura redonda del agujero que enmarca el agua azul a 45 metros de altura".

Hall permaneció cerca de la apertura del hoyo durante estas inmersiones porque su entrenamiento de SCUBA la limita a profundidades de 60 metros (¡que sigue siendo extremadamente profundo!). Sin embargo, señaló que "la vida silvestre está en auge" incluso en el borde del agujero.

"Sientes adrenalina, y cada vez te surgen más preguntas... ¿qué hay aquí abajo? ¿A dónde te lleva esto? ¿Puedo ir un poco más profundo?", Hall recordó. "La mayoría de las veces estamos trabajando, recolectando muestras de agua, muestras de sedimentos, haciendo recuentos de diversidad, pero a veces, solo por un segundo o dos, simplemente miramos asombrados".

Además de muestrear ampliamente el hábitat, el equipo descubrió cadáveres intactos de dos pequeños peces sierra en el fondo y trajo a uno de ellos, un macho de 3 metros de largo, al laboratorio para estudiarlo.

Estos cementerios marinos naturales son alimentados constantemente por cosas muertas que flotan desde arriba, pero los investigadores también registraron nutrientes que emergen del Amberjack Hole, lo que indica que los agujeros suministran alimento al ecosistema marino exterior.

"Estamos viendo concentraciones mucho más altas de nutrientes en estos agujeros en comparación con el agua circundante", dijo Hall. La fuente de estos nutrientes aún no está clara, aunque pueden surgir de la actividad en los sedimentos del fondo, o como resultado de flujos de mareas o conexiones a una red de acuíferos más grande.

Hall y sus colegas esperan limitar algunas de estas preguntas durante sus expediciones al Green Banana, que tiene aproximadamente 129 metros de profundidad desde el fondo hasta el borde, y más de 45 metros bajo la superficie del mar. Nadie está seguro de los orígenes del nombre Green Banana, y el hoyo también tiene otros nombres, pero Culter dijo que el rumor es que los lugareños lo nombraron después de ver un montón de plátanos verdes que estaban flotando cerca.

El equipo está listo para explorar el agujero durante las inmersiones en agosto y en mayo de 2021, y esperan encontrar y explorar más de estas extrañas estructuras en los próximos años.

"Tratamos solo con agujeros que están en alta mar, generalmente a 32 o más kilómetros de la costa", dijo Culter. "Con eso en mente, hay alrededor de 20 agujeros documentados, que son sitios en los que hemos estado personalmente o tenemos informes confiables".