Fotos

Fotos de refugiados en sus nuevos hogares

Las personas también se definen por los espacios que habitan. Si sólo ves a los refugiados como estadísticas les estás negando su personalidad.

por Matern Boeselager
11 Marzo 2016, 1:00pm

Todos sabemos que tener un techo bajo el que cobijarse es una necesidad humana básica. Sin embargo, hasta hace poco, la mayoría de los alemanes no eran conscientes de lo importante que es tener un lugar donde vivir. Esto ha cambiado de la noche a la mañana con la llegada de cientos de miles de refugiados, ya que la crisis de los refugiados es también y sobre todo una crisis de vivienda.


Relacionado: Los refugiados en Dinamarca nos enseñan sus posesiones más valiosas


Las autoridades alemanas continúan totalmente desbordadas por la llegada repentina de multitudes de personas necesitadas de un hogar. La situación ha forzado la aparición de verdaderas ciudades de tiendas de campaña y pueblos de contenedores por toda la geografía germana. Las instalaciones deportivas y los comercios se han convertido en improvisados refugios masificados en los que sus ocupantes viven hacinados y no disponen de intimidad. Para aquellos recién llegados, que han pasado semanas viajando en las condiciones más deplorables y sólo buscan un poco de paz, encontrarse este panorama puede ser desolador, por lo que ansían poder mudarse a su propia vivienda cuanto antes.

El sitio web Home Stories – Our Neighbors, retrata en su vivienda a los refugiados que han logrado encontrar un hogar. El proyecto, iniciado en Dortmund, es obra de la diseñadora de comunicaciones Alexandra Breitenstein y tiene dos objetivos: capturar a los refugiados en su espacio íntimo para devolverles la individualidad que a menudo pierden al convertirse en meras estadísticas o como un problema más a añadir a la crisis delos refugiados. Por otro lado, Alexandra pretende llamar la atención sobre la importancia de la descentralización para alcanzar la integración. Nos reunimos con ella para que nos explicara su proyecto con más detalle.

VICE: ¿Por qué en tu proyecto pones tanto énfasis en las condiciones de vida de los refugiados?
Alexandra Breitenstein: Porque las personas también se definen por los espacios que habitan. Si sólo ves a esas personas como parte de una multitud, les estás negando su personalidad. Yo procuro mostrar muchos detalles en las fotos para generar una imagen completa para el observador.

¿Cómo se te ocurrió la idea?
He seguido la historia de los refugiados desde el principio y llegó un momento en que me pareció muy desagradable que nadie les preguntara directamente a ellos. A través de una amiga conocí el proyecto Angekommen (Llegados), mediante el cual se ofrece ayuda a los refugiados con la búsqueda de alojamiento, el alquiler y las reformas. Es muy difícil encontrar viviendas descentralizadas. Tras ponerme en contacto con el grupo, decidí acompañarlos en calidad de periodista.


Relacionado: Las cosas que los refugiados sirios dejan a su paso por Hungría


Las fotos son como las que uno encontraría en un blog de diseño de interiores. ¿Era lo que pretendías?

Sí, ya me lo habían dicho antes, pero no se puede establecer esa comparación, porque estas personas no tienen un salón con decoración moderna ni cocinas súper equipadas. Sólo tienen unas pocas posesiones. Mi intención es demostrar que es posible improvisar y crear un espacio agradable con unas cuantas cosas.

Es decir, intentas retratar sus personalidades, ¿no?
Sí. Está Hassan, por ejemplo, que forró su piso con cinta adhesiva porque le gusta decorar y quiere que quede bien. O Mohammed, pintor y diseñador de interiores, que intenta hacer de su casa un espacio estético con muy poco dinero. Todo eso se refleja en sus casas. Cuando solamente tienes un rincón, te limitas a colgar una foto en la pared, pero si tienes un piso, tienes muchas más opciones. Es otra de las cosas que quería mostrar con las fotos: que el modelo de vivienda descentralizada funciona. Y favorece la integración.

¿En qué te basas para decirlo?
Cuando hablas con ellos, te das cuenta de lo felices que están de tener un hogar, un lugar en el que se sientan seguros. Les gusta poder recibir a gente en su casa y ofrecerles comida, algo que hacen casi todos. Ante todo, eres un invitado, y eso les enorgullece mucho. Se sienten orgullosos de poder llevar invitados a un sitio que sienten suyo.

¿Cuánto tiempo quieres continuar haciéndolo?
El proyecto durará un año, al final del cual tendrán que salir 25 retratos, aunque probablemente sean más, porque no paran de llegarme peticiones.

¿Qué esperas conseguir con este proyecto?
Quiero que los alemanes tengan la oportunidad de leerlo todo tranquilamente y de observar las fotos para que luego puedan decidir si es algo que les interesa o no. Lo ideal sería involucrar a los vecinos, a los propietarios y a las asociaciones de viviendas y tratar de eliminar sus prejuicios. Queremos iluminar a la gente en el sentido más amplio de la palabra.