Cultura

Probamos condones de sabores para que no tengas que hacerlo

Es el Día Mundial de la Anticoncepción, y entre todas las maneras adecuadas para celebrar, la mejor es probar algunos preservativos de sabores.

por Staff de VICE
26 Septiembre 2016, 5:30pm

Todas las fotos de Grey Hutton.

Es el Día Mundial de la Anticoncepción, y entre todas las maneras adecuadas para celebrar, la mejor parecer ser probar algunos condones. No sólo ofrecen sexo seguro; también pueden inflarse como globos, así que claramente son la forma más festiva de anticoncepción. Y si lo piensan, ¿qué es más festivo que los condones de sabor?

Los preservativos saborizados tienen una sensación y sabor retro: son del tipo que compraste en los primeros días de tu despertar sexual, cuando descubriste que elegir condones de sabores en lugar de los normales significaba que eras una persona completamente educada, experimentada y aventurera en el sexo. Y esperabas que el sabor a fresa ahogara el sabor a pene, ya que estabas un poco nervioso. Pero una vez que cumpliste 17 o 18 y el sexo comenzó a ser realmente divertido, pronto te olvidaste de ellos.

Sin embargo, esto podría ser una oportunidad desperdiciada. ¿Oler y probar aquellos condones de sabor despertaría el mismo entusiasmo salvaje y desenfrenado que sentiste a los 15 ante la mera idea del "sexo"? Para averiguar si aún funcionaban, decidimos probar algunos condones de sabores, con los ojos vendados y música relajante de fondo. Aunque los condones generalmente se sirven a temperatura de un pene, los probamos a temperatura ambiente en frutas y verduras fálicas, lo cual probablemente distorsionó un poco nuestros resultados, pero era más apropiado para una oficina.

El producto: Menta verde (Fun Factory)

Prueba de sabor: El sabor dominante es sintético, como lamer una mesa de plástico. Tiene un dejo mentolado muy sutil. Tan sutil como si hubiéramos lamido la parte de la mesa en la que alguien dejó un chicle pegado hace muchos meses.

El veredicto: El condón podrá ser una decepción en términos de su sabor, pero lo compensa con mucha fragancia. Nos recordó a un mojito. Si agregas agua hirviendo al condón, el brebaje resultante sabe a té de menta. Sin duda recomendamos que hiervas el condón antes de usarlo, o que lo uses en un sauna. 8/10


Relacionados: Probé la última tecnologia en condones y funcionó muy bien


El producto: Malvavisco (ESP Enjoyable Safe Pleasure)

Prueba de sabor: Fuerte, un dulzor afrutado lo suficientemente firme para parecerse a un algodón de azúcar.

El veredicto: La dulzura floral y fragante de este condón te toma por sorpresa. Sin embargo, carece de especias y carácter, lo que hace que el sabor resulte bastante homogéneo. Podría asemejarse a un brillo de labios para niños. 7/10

El Producto: Plátano (Fun Factory)

Prueba de sabor: Sabe a plátano, seguro.

El veredicto: Preferiríamos un poco más de sofisticación; el perfume de este condón es tan sutil como un aromatizante de baño. En cuanto a su sabor, imita el de un plátano de manera bastante convincente, pero más el de un dulce de plátano y menos el de la fruta fresca. Una aventura sexual en la que se use este condón probablemente sería como hacerle una mamada a un malvavisco con forma de pene en un baño bastante perfumado. 7/10

El producto: Fresa (Secura Condoms)

Prueba de sabor: Un sabor débil e insulso. Podría compararse a un trozo de chicle que ha sido masticado durante algunos días seguidos.

El veredicto: El sabor es una mezcla de neumáticos de goma y chicles de niños. El color del objeto de prueba es pálido, lo cual coincide con su sabor débil. Y además posee un dejo mineral. 3/10


Relacionados: La escasez de condones está alterando la vida sexual de los jóvenes venezolanos


El producto: Durazno/naranja (Secura Condoms)

Prueba de sabor: Este condón huele como el interior de un salón de hookas, y sabe a esas tabletas efervescentes de vitamina C que tu abuela te obligaba a tomar.

El veredicto: ¡Por fin, un condón para satisfacer el paladar gourmet! Este sabor también sería excelente para los ositos de goma. O para los dulces contra la tos. Por desgracia, el sabor se desvaneció en medio minuto. Después de noventa segundos ya no podíamos detectar ningún sabor. La brevedad de la experiencia gustativa le da credibilidad a nuestra teoría de que estos productos están dirigidos principalmente a los adolescentes, que son conocidos por eyacular dentro de ese marco de tiempo. 8/10

El Producto: Chocolate negro (Fun Factory)

Prueba de Sabor: El sabor evoca un aromatizante de vainilla en el automóvil de algún adolescente pacheco. El sabor no está refinado, pero la intensidad del aroma nos hizo sentir que estuviéramos masticando aromatizante.

El veredicto: El aroma del cacao simplemente no cumplió con nuestros estándares. Incluso con la ayuda visual del color del condón, que obviamente parecía chocolate, nuestro cerebro se negó a imaginar que estuviéramos chupando una barra de chocolate. Tal vez esto es una medida de seguridad prudente contra los entusiastas amantes del chocolate que tienen el reflejo de morder. El desafortunado resultado, sin embargo, fue un sabor parecido a lamer vainilla concentrada de una manguera. 4/10


Relacionados: Sacarlo es igual de efectivo que usar condón


El Producto: Manzana verde (Secura Condoms)

Prueba de Sabor: Sabor neutro y un aroma a peces y chicle.

El veredicto: El supuesto sabor afrutado permaneció indetectable a pesar de los repetidos intentos de chuparlos. El sabor base parecido al caucho domina y abruma no sólo el sabor a manzana, sino todo lo demás. La mezcla aromática de pescado y chicle es poco convincente. No recomendaremos al fabricante de este objeto para que reciba una estrella Michelin. 2/10