Publicidad
ESPAÑA

¿Puede un tatuaje llevarte a la cárcel en España?

Un detenido de la Operación Araña por supuesta apología del terrorismo en redes sociales cuenta a VICE News que los agentes quisieron imputarle un delito por un tatuaje. ¿Tendrían recorrido las acusaciones? Juristas y tatuadores hablan de ello.

por Quique Badía
03 Mayo 2016, 7:45am

Un'aquila nazista tatuata sulla schiena di una ragazza. [Foto via Facebook]

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Uno de los detenidos en la cuarta fase de la llamada Operación Araña no daba crédito cuando, el pasado abril, los agentes de la Guardia Civil le mostraron una foto de uno de sus tatuajes colgada en Twitter. Entendían que podía constituir un delito de enaltecimiento del terrorismo y de humillación a sus víctimas.

Gudari.jpg-large

Fotografía con la que amenazaron a uno de los detenidos en la Operación Araña de imputarle por un delito de enaltecimiento del terrorismo. (Imagen vía Twitter).

Fuentes jurídicas consultadas por VICE News aseguran que no hay precedentes de condenas por difusión de imágenes de un tatuaje. Para evaluar con seguridad las posibles consecuencias penales que ello conllevaría cabría llevar a cabo un estudio.

A pesar de ello, a finales de 2014, el Ministerio del Interior español difundió un protocolo policial que señalaba la necesidad de tener en cuenta los tatuajes y la vestimenta de los arrestados en delitos en los que mediara algún tipo de violencia.

Nos movemos en un terreno diferente al del detenido con el que abría el artículo: el de los delitos de odio. Pero, con la nueva ley en la mano, la apología de este tipo podría considerarse una infracción en el derecho español. Lucir una esvástica o simbología que ensalce al régimen nacional-socialista sería, en este sentido, punible.

En imágenes: ser tatuador en Corea del Sur puede llevarte a la cárcel. Leer más aquí.

Esva?stica.jpg

Una espalda tatuada con motivos del ejército del III Reich en la Segunda Guerra Mundial. En el brazo izquierdo, una bandera del régimen nacional-socialista de Hitler. (Imagen vía Facebook)

"Que yo lleve un tatuaje privado no, pero que haga difusión pública del tatuaje sí. Colgarlo en Facebook podría entrar [considerarse como un acto de difusión pública], pero como esto es una reforma reciente necesitamos que en un momento determinado algún tribunal dé un paso en esa dirección", asegura Esteban Ibarra, presidente del Movimiento Contra la Intolerancia.

"No es simplemente un símbolo, es apoyar un régimen que es racista y antisemita. En el Código Penal eso está condenado", insiste el activista.

El pasado verano entró en vigor el nuevo Código Penal (CP) en España. La reforma incluye nuevos artículos que penalizan los delitos de odio, hecho que celebraron los activistas en favor de los derechos de las personas que están en el punto de mira de este tipo de violencia. Hace ya dos años que el Ministerio del Interior documenta estos crímenes y, en 2014, se impulsó el mencionado protocolo de actuación policial para combatirlos.

Esto acercaría la normativa española a la alemana, un país en el que mostrar una esvástica está sancionado. Pero hay voces discrepantes.

El jurista y diputado por la Candidatura d'Unitat Popular (CUP), Benet Salellas, entiende que el Código Penal no es el instrumento para dirimir este tipo de cuestiones. Es por este motivo que su formación impulsará una ley integral contra la discriminación que incluya la caracterización de los delitos de odio.

El parlamento de la comunidad autónoma de Cataluña ya aprobó, a finales de 2014, una ley integral contra la LGTBfobia [fobia a los homosexuales, bisexuales o transexuales] que permitía iniciar procesos sancionadores por discriminación ahí donde el derecho penal no podía actuar.

Visibilizar para actuar: respuestas integrales contra los crímenes de odio en España. Leer más aquí.

No es fácil encontrar a tatuadores que incrusten en la piel símbolos susceptibles de entrar dentro de esta consideración. Profesionales del sector consultados por este medio aseguran que aquellos que los piden tienen su propio circuito de establecimientos.

Estas mismas fuentes señalan una tienda: la Tattoo Thor de Malgrat de Mar.

"Me parece absurdo. Tú puedes llevar lo que quieras sin mostrarlo al público. Otra cosa es que mostrando simbología prohibida alguien se sintiera ofendido y te pudiera denunciar. Pero si tú lo tienes tapado no tienen porqué decirte nada", afirma Edu, o José Eduardo, quien regenta el estudio.

El dueño de esta tienda fue señalado como el líder de la organización neonazi Hammerskin en una sentencia pionera en España contra este espacio político.

VICE News contactó al Ministerio del Interior español para disponer del dato de casos en los que medió el agravante por tatuajes bajo el protocolo policial, pero en el momento de escribir estas líneas no hemos obtenido respuesta.

Sigue a Quique Badia en Twitter: @qbadiamasoni

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES

Tagged:
VICE News
Hitler
cup
terrorismo
nazismo
tatuaje
Crímenes de odio
LGTB
esvástica
apología del terrorismo
benet salellas
esteban ibarra
lgtbfòbia
movimiento contra la intolerancia