Music by VICE

¡Ho visto Maradona!

El 30 de octubre, Diego Armando Maradona, para muchos el futbolista más grande que ha habido, cumplió 57 años. Lo recordamos con canciones que simbolizaron diferentes etapas de su carrera.

por Gabriel Dávila
30 Octubre 2017, 5:10pm

Maradona en su etapa como entrenador de la selección argentina (2008). Foto: DESHA-KALYAN CHOWDHURY / AFP.

Maradona es, antes que nada, un imán para el arte. Una musa incansable para un sinnúmero de músicos, escritores, pintores y todo tipo de creadores que vieron en él (dentro y fuera de la línea de cal) el resumen de la épica y la gloria, así como de miedos, fantasmas y errores.

Acá decidimos hacer una pequeña selección de canciones que se transformaron para el imaginario colectivo en símbolo de diferentes etapas de la vida del Dios más mundano de todos o del hombre más endiosado del que se tenga memoria en esta parte del mundo.

ALERTA SPOILER: Según estudios recientes, el siguiente ranking tiene elevadísimos niveles de "se me cantó" en sangre y 9.6 grados de "me pareció a mí", en la escala de "subjtetivalatoda".

5. Llegada al Sevilla en 1992

Nuestro héroe había estado un año y medio fuera de las canchas por doping y nada menos que con cocaína (su último partido había sido el 17 de marzo del 91 contra el Bari con el Napoli). El 4 de octubre del 92, luego de una ardua negociación con el equipo italiano, llega al Sevilla dirigido por Carlos Salvador Bilardo y que tenía a jugadores como Diego Simeone y Suker.

Diego ya tenía 32 años, muchas lesiones en su haber y un parate que parecía eterno, que complicaba el panorama. Pero eso no evito que, como era lógico, el mundo estuviera atento a como iba a ser ese debut.

La canción escrita por El Salmón Andrés Calamaro, pero grabada en ese momento por Fabiana Cantilo, fue la cortina musical de una transmisión que rompió todos los récords de audiencia y desde ese momento logró una popularidad que (cómo todo lo que toca el Diez) la transformó en uno de los temas mas populares de los años 90.

"La canción la eligió Diego porque le gustaba. Por suerte el equipo ganó ese día, y el tema se transformó en un clásico de forma instantánea", contó Cantilo en una entrevista hace no muchos años.

En cuanto a los futbolístico, su paso Andalucía no fue el más brillante: un gran partido contra el Madrid, un golazo inolvidable contra el Gijón y un aceptable séptimo puesto en la liga, terminaron siendo el resumen de un periodo que finalizó en una pelea a puñetazos entre el Diez y el DT, luego de que Bilardo lo sacara a los 8 minutos del complemento contra el Burgos, a pesar de que el capitán había sido infiltrado en el entretiempo.

Fabiana Cantilo - "Mi enfermedad"

4. La gloria del Nápoli (1984 - 1991)

La banda francesa Mano Negra, liderada por el legendario Manu Chao, fue creada en 1987 y fueron contemporáneos del Maradona capaz de los milagros más increíbles, como era disputarle (y ganarle) el poder real a los poderosos del fútbol italiano con su modesto Napoli, mucho más parecido a la niñez en Villa Fiorito, que a las luces de Europa.

Si bien la canción fue editada en 1994 (no fue simultánea de esos años de Scudettos y Copa Uefa), fue elegida muchísimas veces como banda sonora de resúmenes de aquellos años y de la conquista que el argentino hizo de l viejo continente.

El parrafeo del cantante en francés fundido con imágenes de jugadas monstruosas causa un impacto visual y sonoro con poder hipnótico inevitable.

Maradona gambeteando, Manu cantando y Europa a sus pies, ¿díganme si el mundo no era nuestro y lo dejamos escapar?

Mano Negra - "Santa Maradona"

3. La ilusión del mundial 1994

Mundial 94. Segunda fecha, Argentina-Nigeria. El equipo de Basile había ganado 2 a 1 y Maradona volvía a ser el que era. Ídolo y figura, a sus 34 años, estaba en un momento brillante y todos empezaban a ilusionarse en un país que venia tambaleando a golpes de neoliberalismo. Luego de finalizar su brillante partido, se iba de la mano con una enfermera para otro antidoping.

Muy lejos de ahí, en Argentina, yo tenia sólo 11 años y mis amigos me pasaban a buscar para festejar el triunfo. Mi papá (con mucho criterio) no me dejó salir porque "ya era de noche y hacia mucho frío" en ese julio bonaerense. "Ya vas a tener otros partidos para festejar", me dijo y sonaba lógico.

La enfermera fue la imagen de una nueva suspensión para el jugador. Argentina perdió los partidos que quedaron de ese mundial y la selección no volvió a ser campeona en un torneo oficial hasta la fecha.

La canción de la banda argentina perteneciente a su disco 3er Arco de 1996, se transformó en resistencia y grito de apoyo al ídolo argentino, aunque el destino acabara de sacarnos y con él la ilusión.

"Cae del cielo brillante balón, toda la gente y todo el mundo ve, una revancha redonda en su piel, todo el país con el corriendo va", cantaba Ciro, y en ese momento era la realidad más grande que podía alguien cantar.

Pero nuestro héroe es de barro y todo terminó en una gran desilusión. "Me cortaron las piernas", dijo luego de la suspensión por parte la FiFA y ese sueño se terminó.

La canción tiene un muy emotivo recitado al principio que dice que escaparse de los sueños de los humildes para hacerlos felices fue sin duda "su mejor gambeta", aunque siempre hay un lúgubre zaguero que no se banca la fantasía y tira a quebrar (huesos e ilusiones).

Los Piojos - "Maradó"

2. Subcampeonato Italia 90

Aureliano Buendía es el personaje principal de una de las obras cumbres de la literatura latinoamericana, Cien años de Soledad de Gabriel García Márquez. Aureliano es un general de un pueblo tan mágico como latinoamericano, Macondo, y tiene un llamativo record: Participó en 29 batallas y perdió las 29. Por eso el pueblo de Macondo lo ama, no por sus triunfos (que no los tiene) , si no por volver a la lucha siempre, anque deba levantarse mil veces de los golpes de la derrota.

Cuando suena los primeros acordes de la canción más grande en la historia de los mundiales, la primer imagen con la que mi cabeza linkea es Maradona llorando con la medalla de subcampeón del mundo. Diego sabiendo que dio todo, que se repuso a las lesiones, a un equipo diezmado, a un tobillo arruinado, a un arbitraje dudoso y a todo un estadio en contra, pero que a pesar de todo, no alcanzó.

En ese momento se ganó un amor mucho más duradero que el que da el triunfo, fugaz. Se ganó ese amor que se parece al respeto, del guerrero que dejó todo por un objetivo, se logre o no.

La melodía es épica por excelencia y resume perfecto ese estado de admiración ante el dolor que nos produce ese Maradona: campeón del mundo, con o sin medalla.

Eduardo Bennato y Gianna Nannini - "Canción Oficial del Mundial Italia 90"

Maradona hoy

Manu Chao, (un Maradoniano de ley) escribió esta canción a pedido del realizador Serbio Emir Kusturica para el documental que filmó sobre la vida del astro argentino en 2008.

La canción tiene el estilo que el solista franco-español desarrolló en los últimos años, con fusión de flamenco y sonidos latinos, con melodías pegadizas al estilo pop clásico y letras sobre el deportista ya retirado, y su postura de frente a la vida.

Como el hombre común se reconoce en él y sueña ser un ídolo para hacer las cosas como las hace él. Impertinente frente al poder, sincero, amiguero, contradictorio y genial. Maradona suele ser el reflejo de lo que quisiéramos decir y no podemos.

No tenemos la corrección política de Messi ni la fina ironía de Wody Allen. No podríamos vivir como ellos aunque nos tocará su talento, pero sí como Maradona.

Sí seríamos como Maradona. Con sus luces y sus sombras.

"Si yo fuera Maradona, viviría como él. Si yo fuera Maradona, frente a cualquier portería", canta Manu, que desde algún lugar este 30 que acaba de pasar, le va a decir a Maradona (y se va a decir a él mismo). "La vida es una tómbola, y arriba y arriba".

Manu Chao - "La vida es una tómbola (El Pibe)"

Sigue a Noisey en Facebook.