Fotografías de Iñaki Malvido Prada

Las carnes de Shocker, 'El 1000% guapo'

Ribeye, lomo New York, Cowboy Steak o chistorra en el Guapo Grill.

|
09 Agosto 2017, 6:00pm

Fotografías de Iñaki Malvido Prada

Para comprender la historia de Guapo Grill es necesario saber qué pasó hace siete años, cuando una lesión en los tendones rotulianos hizo que Shocker dejara la lucha libre y aprendiera a ganarse la vida lejos del cuadrilátero. Cojeando, lejos de los aplausos del público, todos los días iba al supermercado a comprar los ingredientes para su restaurante que auguraba nuevos sueños: crear una franquicia, lanzar una marca de salsas mexicanas y la oportunidad de convertirse en empresario. Así nació el "Che" Guapo, una taquería de cortes finos en la colonia Santa Cruz Atoyac.

Con el cuerpo hecho añicos, dedicarse a la administración de una cocina era la opción para reconstruirse. Tenía más tiempo para él, para su familia y sus fanáticos, que casi todos son niños y ven en Shocker un ídolo de carne y hueso. Por eso disfrutaba servir tacos de gaonera, ribeye, arrachera o sirloin, y atender a los comensales, quienes siempre le pedían un autógrafo, una foto o le preguntaban acerca de sus hazañas en la Arena México. "Me sentía como Sylvester Stallone en la película de Rocky VI, cuando toda la gente iba a su restaurante italiano para que les contara alguna anécdota de box", recuerda entre risas este hombre que pesa más de cien kilos.

Pero mientras los meses pasaban, Jair Soria, descubrió que se necesitaba algo más que la presencia de su personaje, Shocker, para que el lugar dejara ganancias. Al menú le agregó hamburguesas, ensaladas y postres, sin embargo todo era servido de manera abundante y eso fue justamente lo que provocó que el "Che" Guapo no prosperara: productos de calidad, servidos generosamente. Así que entre el precio de la mercancía, los sueldos de los empleados y la renta, el negocio duró poco más de un año.

Entonces Jair recurrió una vez más a la fama de Shocker. Para solventar los gastos, los sábados invitaba a sus compañeros de la Arena México. Les vendía cortes de carne y ahí mismo los preparaba con una salsa de mayonesa y chile habanero, así que Mr. Niebla, Dragón Rojo, el Dr. Morales (comentarista deportivo) y Místico, eran los clientes VIP del lugar.

A las necesidades económicas se le sumaron las personales: Shocker quería regresar al cuadrilátero. Ser el héroe de la Arena México. Viajar a diferentes partes de la República Mexicana para ofrecer su espectáculo, extrañaba sus trajes brillantes, añoraba las ovaciones del público. Con el cuerpo ya recuperado, listo para recibir más golpes, se convenció de que el retiro podía esperar.

El chef Carlos Echeverría (izquierda) con Shocker (derecha).

Y mientras se repetía a sí mismo que ya no quería estar en una cocina, conoció a Carlos Echeverría, un chef que le propuso asociarse para crear un concepto más sofisticado de cortes de carne estilo argentino. En 2012 nació el Guapo Grill, en la calle de Eligio Ancona 207, en la colonia Santa María La Ribera.

Apto para carnívoros

Cuando Shocker decidió quitarse la máscara de luchador a finales de los 90, su orgullo lo impulsó a soltar una frase que con los años lo ha consolidado dentro y fuera del cuadrilátero: "¡Soy 1000% Guapo!" Aunque hay ocasiones en las que no alcanza a distinguir hasta dónde es Jair o Shocker, sabe que uno no puede vivir sin el otro.

El éxito se basa en preparar la comida como la comería uno.

Ambos saben que para triunfar hay que tener hambre de éxito y hambre de comida, por eso, una máxima en Guapo Grill es "preparar la comida como la comería uno", dice Shocker, un fanático de la carne que al explicar cada platillo saliva del antojo.

La ensalada "Che" Guapo está preparada con mucha nostalgia.

Dice que si Guapo Grill funcionara como un cuerpo humano, él sería los ojos o el estómago, mientras que Carlos, su socio, las manos y el cerebro. En este lugar la palabra "guapo" más que una virtud física, es una marca que se explota hasta en el menú, donde la especialidad es la ensalada "Che" Guapo, en honor al pasado: un mix de lechugas, jitomate, cebolla, arándano, queso gouda y aderezo de vinagreta con vino blanco, que además se puede acompañar con pollo o arrachera, según el antojo del cliente.

Generoso ribeye, chistorra, salchichas y queso sobre una tabla de sal del Himalaya; a un lado salsas y chimichurri cítrico.

Los comensales se sorprenderán al ver el ribeye, el lomo New York, el Cowboy Steak o chistorra, servidos sobre una tabla de sal del Himalaya, que además de darle un toque ahumado a la carne, la mantiene a buena temperatura durante más de una hora. Otro clásico son las empanadas de queso con elote, además del chimichurri cítrico, del que sólo Carlos sabe la receta original.

La decoración del Guapo Grill es muy futbolera.

Una comida puede salir entre $250 y $300 pesos (alrededor de $16 dólares), pero el tamaño de cada platillo permite compartir entre dos personas. Respecto a la decoración, es más futbol que lucha libre, como buen restaurante argentino.

Podrás compartir mesa con varios personajes famosos como Luis Miguel, Tin Tán y Pedro Infante.

En Guapo Grill es más fácil compartir la mesa con Ricky Martín, Luis Miguel, Pedro Infante o Mauricio Garcés, quienes aparecen en una imagen de cartón, que con Shocker, el ídolo de la lucha libre. Su agenda está enfocada en sus funciones de la Arena México, en otras plazas del país o en Estados Unidos.

A sus 45 años, Shocker sabe que el retiro se aproxima, por eso desea trascender un poco más en lo que más le apasiona, a pesar de que el cuerpo le pide tregua: cuatro operaciones, lesiones en la quijada, rodillas, codos, cadera, y sin embargo, él se niega.

Su presencia se remite a un mural de la pared principal de Guapo Grill. Ahí, debajo de Diego Armando Maradona, Tin Tán, John Lennon y Cuauhtémoc Blanco —sus ídolos de toda la vida—, aparece Shocker, "el 1000% Guapo", con su leotardo negro, cabellera rubia y gafas oscuras, "un ejecutivo de Televisa me dijo que los famosos siempre usamos lentes".