Platicamos con Edgar Nito sobre su cortometraje de terror: 'El colgado'

Quien ha escuchado ruidos extraños en su casa o visto cosas que no tienen explicaciones lógicas se sentirá identificado con este video.

|
31 Octubre 2016, 4:00pm

El Día de Muertos en México se festeja comiendo pan de muerto, poniendo altares a los difuntos y saliendo a la calle a pedir calaverita. Algo que hace aún más interesante esta fecha son las leyendas que recordamos como la de La Llorona o todos los recorridos a lugares embrujados que hacen para que nos demos un buen susto.

En algunos lugares de México la gente come y bebe sobre las tumbas de sus seres queridos, mientras que en otros sólo se juntan para contar las leyendas que más les gustan. Antes de que se vayan a Xochimilco al recorrido y le digan a todos que escucharon el llanto de La Llorona, vean el cortometraje 'El Colgado' del director mexicano Edgar Nito que relata un suceso paranormal en un hotel. En los tres minutos que dura le alcanza para generar suspenso y dejarnos picados. Quien ha escuchado ruidos extraños en su casa o visto cosas que no tienen explicaciones lógicas se sentirá identificado con este video.

VICE: ¿Cómo nació El Colgado?
Edgar Nito: En realidad no había una leyenda como tal para buscar en internet y decidimos escribir una historia partiendo de que fuera dentro de un hotel. Es una mucama que tiene que ir a hacer su chamba en los cuartos y hay unas señales paranormales que la hacen meterse en un cuarto del cual se abre la puerta y tiene un encuentro con un huésped fallecido.

Estas leyendas forman parte de Hotel Victoria, quienes me dieron la oportunidad de producir estos cortometrajes con la libertad que cualquier realizador quisiera tener y con la increíble visión de preservar y fortalecer las tradiciones mexicanas como las leyendas y el día de muertos.

Más que inspiración fue escribirla. Fue divertido porque debes de sostener la historia, hacer un cortometraje que diera susto y que tuviera escenas de acción bien realizadas. Fue difícil porque era meter todo eso en un video de tres minutos.

También tuvimos la oportunidad de trabajar con buenos actores como Karina Gidi y como Gilberto Barraza.

¿Por qué tus proyectos giran en torno al terror?
Desde muy chico veía en el canal 5 veía películas de terror, como Eso o Pesadilla en la calle del infierno. Todas cortadas y dobladas pero las veía en la noche en casa de mis amigos y la verdad es que me daba mucho miedo. Cuando crecí un poco les comencé a agarrar el gusto, las volví a ver y empecé a ver otras. Se me hace muy divertido el terror o el horror en general porque tienen un común denominador que es jugar con las entrañas del espectador, aceleran tu ritmo cardiaco y al hacer esto es como los seres humanos nos podemos sentir vivos, a pesar de que lo sabemos es un recordatorio de que estás vivo y que el peligro te puede acercar a la muerte.

¿Para hacer El Colgado tuviste alguna película que te haya inspirado?
Me basé un poco en el cine de Alfred Hitchcock por el tema del blanco y negro y el suspenso. Hacerle un tributo a ese género y también tuvimos referencias más actuales como Evil Dead o en general cine de Sam Raimi o Dario Argento. Tiene un poco de todo eso porque a todos los admiro y es lo que me gusta.

¿Hay alguna leyenda mexicana que te gustaría llevar a la pantalla?
De hecho hay muchas. La última que ha rondado en mi cabeza, más que ser una leyenda es algo que se dice de voz en voz y que suena súper absurda pero se me hace divertido. Dicen que para ver a los fantasmas te debes de poner las lagañas de los perros en los ojos y con eso los puedes ver y obviamente científicamente hablando es una estupidez pero me gustaría tener a alguien que sí se tomara en serio esa idea y que tuviera problemas mentales donde imaginara ser asechado por un personas o entes y a base de hacerlo una y otra vez su visión quedara afectada por alguna infección grave. No es que viera realmente a los fantasmas sino que se hizo daño y que todo esto derive en que si puede llegar a ser perseguido por un ente ficticio. Mas o menos es lo que me gustaría hacer con las lagañas de perro.

¿Hay alguna leyenda que te diera miedo de niño?
De niños es muy fácil que te creas no sólo las leyendas sino casi todo lo que los adultos te dicen o los que tus compañeros de tu edad te dicen porque lo escucharon de algún lugar. En mi infancia no había celulares ni internet para corroborar mucho los hechos más que los libros de leyendas que te encontrabas en las casas de Guanajuato.

Cuando alguien contaba mucho una leyenda pues sonaba a que era verdad porque no tenías forma de corroborarlo. Siempre me asustaron.

Había una de una cueva en Guanajuato donde encontrabas a una mujer muy guapa y tenías que subir a la cueva por un tesoro pero no podías voltear a ver a la chica que era súper guapa mientras caminabas porque si la volteabas a ver te convertías en piedra. Algo así era. Es de las que más me acuerdo que me daban miedo porque decía "si la chica está guapa debe de ser imposible llegar al tesoro". Tenías una tentación al final y una acompañándote a la que no puedes ver y estaba todo mal, era seguro que te ibas a convertir en piedra.

Actualmente, ¿tienes alguna leyenda que te guste o sea tu favorita?
Hay un corrido de Los Huracanes del Norte que se llama "El hombre de negro" y más que una leyenda es un corrido que también es una tradición mexicana que habla de historias verídicas o no pero que tienen una relación con lo que se vive día a día en México y para mi es un medio de transmitir la información de generación en generación y me gustan los corridos.

Este corrido trata de una leyenda que se llama El hombre de negro y habla de un señor que va a contratar unos mariachis a la plaza del mariachi en Guadalajara, les da la dirección y les comenta que es para un velorio de una persona y a esa persona le quiere llevar mariachis. Ellos llegan a tocar y la gente llora y se siente conmovida por lo que pasó con su familiar muerto. Al final le dicen que quién les va a pagar y preguntan por la persona que los contrató y resulta que esa persona estaba en el féretro y era su velorio. Los mariachis lo corroboraron y salieron asustados. No es tanto de miedo pero está padre.

¿Qué tradición de Día de Muertos te gusta más?
Yo casi siempre de Día de Muertos iba más de chico a la isla de Janitzio en Pátzcuaro, Michoacán y me encanta ir. En primera para llegar a la isla desde Pátzcuaro tienes que agarrar unas lanchitas y te vas un buen rato, como una hora o 40 minutos, hasta llegar a una pequeña isla. Ahí es la tradición de ponerle flores a las tumbas, las decoran y la gente cena y bebe ahí.

Hace dos años que fui ya no es como cuando iba de chico. Yo recuerdo que comía tamales y bebía mezcal —lo poco que me dejaba mi mamá— sobre una tumba. Ahora creo que está más fresa pero me acuerdo que el viaje e ir ahí a las tumbas y ver los bailables que hacen y toda la tradición era lo más padre para mí.

Es una de las experiencias que como mexicanos es algo que todos deberían de hacer al menos una vez en su vida.

En mi familia nunca pusimos ni altar de muertos ni árbol de Navidad. El rollo de los disfraces siento que está más asociado al Halloween y no tengo ningún problema con eso. Sí me llegué a disfrazar pedía mi Halloween aunque me decían que pidiera mi calaverita pero era lo mismo.

De lo que me acuerdo es que año tras año íbamos a Janitzio, sin disfraz ni nada e íbamos a vivir la verdadera tradición mexicana de Día de Muertos.

¿Crees que el Halloween está acabando con las tradiciones mexicanas?
Yo personalmente creo que una cosa es una cosa y la otra es otra. Coinciden en fechas y se vuelve un fenómeno de uno o dos fines de semana donde la gente al final va hacia lo mismo. Lo que creo que pasa en México es que se trata de honrar a nuestros difuntos —que se me hace algo bien respetable— y con las tradiciones que se han venido dando a parir de la ilustración que hacía José Guadalupe Posada sobre la muerte o la catrina es un ícono en todos lados. Para mi es un reflejo de que el mexicano no sólo el 2 de noviembre sino siempre se está burlando de la muerte porque es un ser muy alegre y le gusta vivir. Dicen que los mexicanos les gusta la muerte, no le temen o si le temen lo agarran de cábula como todo lo que hacemos. Eso es algo bien lindo que pasa en México.

En Halloween sucede otra cosa. Habla de los monstruos y de demonios o cosas así que también dan miedo pero realmente lo único que sabemos que existe es la muerte. Por eso el Día de Muertos podría estar por encima del Halloween porque sabemos que existe la muerte y puede causar algo en tu vida.

Yo creo que vivimos en un mundo global y qué padre que vivamos en un mundo en el que podamos convivir y no ser nacionalistas sino que juntar las tradiciones y nuestra cultura traspase las fronteras.

El Día de Muertos es un hit en Estados Unidos. Para hacer películas es uno de los temas recurrentes que quieren. Ellos le llaman Skullcandy que se trata de pintarte la cara de calaverita que sí se hace aquí pero ellos la verdad lo hacen mucho más que nosotros. Lo han adoptado así como nosotros adoptamos Halloween.

¿Recuerdas como retrataron el Día de Muertos en México en la película 007 Spectre? No tiene mucho que ver con lo que realmente hacemos y ahora este año van a hacer cosas similares a las que salieron en esa película.
Justo eso te iba a decir. El año pasado también lo hicieron pero fue muy rápido porque acababa de pasar el rodaje en la Ciudad de México y estaba a punto de estrenarse.

Los gobiernos mexicanos compraron las calaveras que se utilizaron en la película para ponerlas aquí, yo vi una en Puebla y se usaron para los desfiles.

Este año va a haber un desfile de Día de Muertos y, ¿quién puso esa tradición? Estados Unidos y es el Día de Muertos. Entonces hay dos formas de ver esto, decir "pinches gringos nos copiaron y crearon un ficticio de lo que somos" o que pasó un fenómeno que en una película que hablan del Día de Muertos y lo retrataron de otra forma que a nosotros no se nos había ocurrido y que nos cae bien para seguir fomentando una tradición mexicana. Qué padre que se haga esto y seguramente en 100 años cuando veamos esto a lo mejor es algo increíble.

Yo creo que el Día de Muertos no se va a morir ni el Halloween. Los dos son igual de padres y que se mezclen las culturas está bien. La gente adopta ideas de los mismos humanos y crecemos como sociedad universal.

En cuanto a las leyendas mexicanas, ¿crees que han cambiado con el paso del tiempo o que dependen de un lugar en específico? Por ejemplo que en la CDMX La Llorona es propia de Xochimilco.
Es importante saber que la leyenda es una cosa que se dice de voz en voz, es un poco como el corrido que hace rato hablábamos. Ya después las escriben en libros y la gente las puede revisar pero en realidad una leyenda surge a partir de lo que dice la gente.

Por ejemplo tú que eres de la CDMX sabes que La Llorona es de Xochimilco y para mí que soy de Guanajuato es de la capital y ahí nació. Aunque en un pueblo hay un monumento y que dice que ahí apareció La Llorona. Esto se dice en Guanajuato y tú dices que es de Xochimilco pero seguramente está mínimo en seis estados más que juran y perjuran que es de ahí. La Llorona es una leyenda mexicana y de las más conocidas, por eso se la adoptan varios estados de la república. ¿Dónde nació en realidad? Yo creo que es algo que nunca sabremos pero que llegó de voz en voz hasta ahora.

He escuchado que la quieren adaptar a los gringos para hacer un película en Estados Unidos. Va creciendo y es algo que no se puede parar.

Las leyendas es lo que la gente dice y es lo bonito que tienen. Es lo padre porque nunca hay corroboración de nada. La leyenda no se crea por un hecho específico sino por lo que la gente le agrega a sus historias cuando la cuentan.

¿Qué se puede hacer para que no se pierdan las tradiciones mexicanas y que las leyendas no se olviden?
Basta con que tengan un poco de curiosidad. Aunque la época que nos está tocando vivir está llena de teléfonos celulares e internet y que los niños y adolescentes se la pasen en sus móviles o en el videojuego no significa que no se puedan juntar a platicar de esto. Yo asocio las leyendas con una época de mi vida porque recuerdo mucho estar con mis amigos y ya que jugábamos, nos reuníamos y empezábamos a platicar de cosas así. Lo único que necesitábamos era la noche y a lo mejor una fogata o algo así. Yo creo que lo van a seguir haciendo si sus padres les siguen comentando de las leyendas y ellos mismos buscan cosas. Yo creo que se va a seguir dando mientras los niños sean curiosos y quieran escuchar cosas. Yo creo que nunca van a terminar ni a desparecer las leyendas.

La verdad es que ni las leyendas ni la tradición del Día de Muertos va a terminar.