Publicidad
Identidad

Así fue como conseguí PrEP gratis en Colombia a través de mi EPS

"En este momento no pago un peso por él, ni siquiera la cuota moderadora".

por Nathalia Guerrero Duque
01 Marzo 2019, 12:00am

Artículo publicado por VICE Colombia.


Logré conseguir PrEP por la EPS sin pagar nada. Estos, para quien no lo sabe, son medicamentos antirretrovirales que demostraron servir como barrera preventiva en personas que no han adquirido el virus del VIH. Este medicamento, por ahora, no se encuentra cubierto por las EPS colombianas como método preventivo, y en algunos casos está cubierto como antirretroviral, es decir, cuando las personas ya adquieren el virus. Dudé por un momento en contar mi experiencia porque quizá entre más gente intente adquirirlo, las EPS se vuelvan más estrictas.

Mi búsqueda empezó cuando un amigo me contó hace como cuatro meses que en su EPS le habían dado PrEP súper fácil. Él tiene Sanitas y yo soy Sura, no sé cómo iba a ser el proceso por ahí.

Lo primero que mi amigo hizo fue ir a un infectólogo particular por la prepagada. El caso de él es especial porque en serio se lo dieron como a la semana. Él trabaja en una empresa muy grande como abogado y, según lo que él me explicó, la misma empresa tiene un consultorio de su EPS en donde el médico general transcribió su orden del médico infectólogo sin cuestionarle absolutamente nada. Conmigo fue diferente, yo me demoré como cuatro meses en conseguir el medicamento.

Seguí el consejo de mi amigo y fue a un infectólogo por consulta externa con mi prepagada. Fui a dos, de hecho. El primero era un señor muy viejito que no sabía mucho de PrEP, entonces fue perder el tiempo un poco. El segundo infectólogo al que fui era más joven y además me dio la impresión de que era gay. El tipo sabía mucho sobre el tema y en una hora me explicó muchas cosas que yo no sabía: cómo funcionaba exactamente el medicamento, de cómo se hicieron las pruebas para comprobar que la PrEP no solo funcionaba como antirretroviral, sino como método preventivo, del 1% de la población a la que no le fue efectiva la PrEP, en fin... Este médico particular me mandó exámenes de absolutamente todo.

Con este infectólogo, que fue mucho más útil que el primero, lo que hice fue armar una historia clínica sólida con resultados de exámenes recientes. Lo que seguía es que este tipo confirmara que yo estaba en riesgo de infección por hacer parte de una población en riesgo, la población LGBT. Esto es un poco maquillar la situación de cada uno, porque el infectólogo tiene que decir que uno es súper promiscuo, así uno no lo sea.

Con esa historia clínica armada, pedí cita con un médico general de la EPS. Le llevé toda la historia a la médica que me asignaron, y me terminó ofreciendo condones... Me imagino que los reglamentos de la EPS le impiden a los médicos no autorizar este tipo de medicamentos tan fácilmente por el costo. Una caja de PrEP, o Truvada, está costando cerca de $500.000, una caja de 300 miligramos (162 USD). Lo único bueno es que al final de la cita la médica me dijo que igual me iba a remitir con un especialista internista.

La cita con el especialista me la dieron dos meses después de verme con la médica, y ella me envió órdenes para exámenes que determinaban si yo era reactivo o no, es decir, que al hacerme la prueba de VIH no se habían encontrado anticuerpos del virus en mi cuerpo. Debía entregarle esos exámenes al internista.

Tuve la cita y obviamente lo que recibí de su parte fue un montón de evasivas para no darme el medicamento: me decía que tenía que tomarlo diariamente, como para desanimarme, y que era súper dañino que me asignara este medicamento porque afectaba el hígado, que lo mejor era usar condones. Yo ya sabía todas las precauciones que debía tener con el PrEP, nada me iba a desanimar. Pero en este punto con el internista me había desilusionado por completo, y traté más bien de olvidarme del tema.

Sin embargo, a los 15 días me llegó un correo de la médica general de la EPS, con la que había tenido la cita hacía ya meses. Me decía que si por favor le enviaba la historia médica del infectólogo particular porque me iban a remitir a infectología de un hospital. Yo me imaginé en un principio que era pura burocracia del sistema de salud, para que ellos pudieran blindarse con varias valoraciones y decirme finalmente que "no", sin que yo pudiera hacer algo al respecto.

Fui a la cita en este hospital y llevé todo muy bien documentado: la historia clínica, exámenes de seis meses atrás y de un mes atrás. Yo llegué a hablar con mucha propiedad porque he leído bastante del tema y el médico particular con el que tuve la segunda cita me explicó muchas cosas nuevas al respecto. De repente, el tipo que me atendió me soltó la noticia: "pues sí, eres candidato para tomar PrEP".

Luego me devolvió mi historia clínica súper bien sustentada, la orden del medicamento y exámenes de control de orina para poder revisar el hígado un mes después. La fórmula inicialmente era por un mes. Ahora tengo la fórmula por tres meses, con control cada tres meses también. Ahorita debo llevar exámenes a final de marzo, que incluyen serología para Sífilis y Hepatitis C.

Reclamar los medicamentos fue igual de difícil. Fui al dispensario, entregué las tres órdenes (la del medicamento, la de control y los exámenes), y el tipo que me atendió empezó a sacarme excusas, que solo podía autorizarme las órdenes de control y de exámenes, que la orden del medicamento no podía autorizarla porque la debía generar la médica general.

Yo, resignado otra vez, le pregunté cuánto se demoraba eso. Me dijeron que lo que se demorara la médica en aprobar la orden. Cuando fui, a los tres días, me dijeron que la médica no estaba, entonces que tenía que hacerlo desde otro sistema... En fin, lo enredan a uno. Después de una hora terminaron dándome la fórmula, tenía que ir a reclamar el medicamento en el edificio Panorama, que queda como en la 33 con Caracas. Por ser especial, este medicamento no lo dispensan donde lo hacen normalmente, sino en otro laboratorio.

Al llegar a ese laboratorio tuve otro interrogatorio, como si no hubieran sido suficientes ya. Por la naturaleza del medicamento tenía que verme antes un químico para valorarme y explicarme el funcionamiento de lo que iba a consumir; como el tipo vio que yo conocía de sobra sobre el medicamento, me lo autorizó sin demora.

Finalmente, me entregaron el frasco con 30 pastillas. Por fin. Me dieron una marca genérica de la Truvada, Emtricitabina y Tenofovir.

El proceso duró desde finales de mayo hasta octubre, más o menos. Siento que conté con la suerte de dar con un muy buen infectólogo, que era un médico joven muy enterado del tema.

Empecé mi proceso con fórmula para un mes, y tomo el medicamento a diario. Los efectos secundarios más comunes son estomacales: muchas náuseas, muchas ganas de vomitar. Tengo entendido que el medicamento tiene lactosa. Pero, más allá de eso, ningún otro efecto. A las tres semanas de empezar a tomarlo, ya no sentía ninguna molestia. Me hice los exámenes de orina antes de finalizar el mes para revisar el hígado y la creatinina, y salieron normales. Llevé esos resultados al control y me empezaron a dar la fórmula para tres meses, con control cada tres meses también, aunque tengo que reclamar el medicamento mensualmente.

En este momento no pago un peso por él, ni siquiera la cuota moderadora.

Igual siempre existe el riesgo de que la EPS diga que no en algún momento; cada paso es un proceso que en algún momento puede volverse un obstáculo. O sea, hasta me entrevistó un químico ya estando en la farmacia... Pero yo le expliqué que mi diagnóstico era para profilaxis preexposición, entonces solo se limitó a explicarme los efectos secundarios del medicamento y me indicó que debía tomar el medicamento a la misma hora siempre.

Creo que lo más difícil de este proceso fue convencer a la médica general de que yo necesitaba el medicamento. Por eso me sirvió ir antes a in infectólogo particular y documentarme muy bien, porque la solución inicial de ella fue decirme que usara condones.

Ahora, yo leí un artículo en El Tiempo, donde se hablaba de unas pruebas preliminares del medicamento en Bogotá. El artículo decía que habían seleccionado a diferentes personas de poblaciones de riesgo para hacer pruebas con el medicamento como método preventivo. Y yo tengo la teoría, que no puedo comprobar, de que yo fui elegido para esa prueba. ¿Por qué lo creo? Porque a mí la doctora no me iba a dar el medicamento inicialmente, y luego me escribió meses después remitiéndome al hospital, diciéndome que se "comentó mi caso" y que iban a "definir el manejo preventivo que había solicitado". Yo pienso que quizá el Ministerio de Salud le informó a las EPS que iban a hacer pruebas y que remitieran los casos de cada EPS. Pero esta es mi teoría conspirativa, no tengo manera de comprobarla.


*Este texto es resultado de una entrevista realizada por la periodista Nathalia Guerrero. La fuente quiere permanecer anónima.