Publicidad
el abc de vice news

¿Qué es 'la guerra del pan' y por qué Venezuela tiene un nuevo frente de batalla?

El presidente Nicolás Maduro ha ordenado la expropiación temporal de todas las panaderías de Caracas, luego de acusar a los empresarios de provocar escasez para afectar a su administración. Ellos han respondido que la culpa es del propio gobierno.

por VICE News
21 Marzo 2017, 7:25pm

Imagen vía Miguel Gutiérrez/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El gobierno de Venezuela está horneando una nueva crisis: una batalla contra los panaderos en un episodio que el propio presidente Nicolás Maduro ha llamado "la guerra del pan".

La cruzada comenzó hace cerca de un año, cuando empezó a hacerse cotidiano que afuera de las panaderías del país —especialmente en Caracas, la capital— se hicieran largas filas de clientes en espera de alcanzar los pocos panes que los comercios ponían a la venta.

'La van a pagar, yo se los juro. Los responsables de la 'guerra del pan' la van a pagar'.

La esperanza de los compradores era adquirir una popular hogaza que en Venezuela se llama "pan regulado". Su precio a la venta está controlado por el gobierno por pertenecer a la canasta básica. Sin embargo, en los últimos meses su importe se disparó: según las regulaciones del país, los clientes deberían pagar 250 bolívares (unos 35 centavos de dólar) por unidad, pero en algunos comercios se comerciaba hasta 900 bolívares (1,2 dólares).

Los empresarios panaderos han achacado el aumento del precio a la escasez de harina y a una inflación de cerca del 700 por ciento en el último año. Según ellos, buscar nuevas alternativas comerciales es muy difícil para la industria, pues el principal vendedor de harina es el propio gobierno, que sólo les provee de unos pocos sacos de materia prima a la semana y con eso deben producir miles de panes a un precio muy bajo.

De acuerdo con la ley, el 90 por ciento de la harina que da el gobierno debe destinarse a crear "pan regulado" y sólo el 10 por ciento puede dedicarse a productos "de lujo", como pastelillos. Ese esquema de comercio los está orillando a la quiebra, acusaron.

Venezuela al límite: crisis sanitaria, alimentaria, política y económica. Leer más aquí.

Por otro lado, el gobierno ha desmentido a los panaderos y los acusa de acaparar la harina, provocar escasez y generar malestar para boicotear al gobierno.

William Contreras, superintendente para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos del gobierno de Nicolás Maduro, incluso acusó a los panaderos de engañar a sus clientes: según él, tienen materia prima suficiente y producción continua, pero por "ambiciosos" quitan gramos de pan a las hogazas y lo venden a precio completo o sobreprecio.

"La van a pagar, yo se los juro. Los responsables de la 'guerra del pan' la van a pagar y después no vayan a decir que es una persecución política", explotó el presidente Nicolás Maduro en su programa televisivo hace dos semanas.

Días después, comenzaron las expropiaciones: dos populares panaderías en Caracas, la capital del país, fueron expropiadas y el control pasó a manos de los Comités Locales de Abastecimiento y producción, un organismo que distribuye alimentos subsidiados en las zonas más pobres.

Así es pasar una noche en un hospital de Venezuela en plena 'crisis humanitaria'. Leer más aquí.

La "invasión" a los panaderos ha ido expandiéndose: hasta este martes, van cientos de panaderías tomadas y el gobierno ha amagado con hacer valer la Ley Orgánica de Precios Justos, que prevé hasta seis años de cárcel a quien incurra en el delito de condicionar la venta, distribución y prestación de servicios.

"Habrá un equipo político para cada panadería para que tengamos vigilancia y control permanente", confirmó el vicepresidente Tareck El Aissami, quien también dijo que la ocupación será temporal y durará 90 días.

Según el plan de "guerra", en los próximos días no quedará una sola de las 709 panaderías de Caracas en poder de sus dueños y empleados.

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsEs

Tagged:
VICE News
venezuela
Caracas
Nicolas Maduro
america latina
economía
pan
inflación
harina
crisis alimentaria
guerra del pan