Una muerte en cadena de ballenas tiene desconcertados a los científicos de Canadá

La causa de los decesos aún no es clara, pero los veterinarios e investigadores creen que podría tratarse de una intoxicación a causa de algas, aunque un choque con barcos también es posible.

|
03 julio 2017, 12:16pm

Imagen vía Nic Bothma/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Tonya Wimmer y su equipo de científicos se adentraron en el Golfo de Saint Lawrence la semana pasada, teniendo las Islas de Magdalena como fondo. Su destino: encontrarse frente a frente con una Eubalena, conocida también como ballena franca, de más de 15 metros de largo. La colosal criatura flota en el océano, mientras su cuerpo hinchado por los gases despide un olor nauseabundo. Este ejemplar forma parte de las cinco ballenas muertas que se han encontrado recientemente en Canadá.

Un veterinario que acompaña al equipo salta sobre el cadáver del cetáceo, se sienta y enseguida comienza a cortar trozos del tejido.

Una de las últimas empresas de caza de ballenas cuelga sus arpones. Leer más aquí.

Esta ballena es la más reciente víctima de una sorprendente serie de muertes sin precedentes, de acuerdo con los investigadores. Estas ballenas francas, todas encontradas en el Golfo de Saint Lawrence, son parte une especie amenazada, y los ejemplares encontrados hasta ahora representan un 1 por ciento de una población total de 525 ballenas en el Atlántico del Norte.

La causa de los decesos aún no es clara, pero los veterinarios e investigadores realizarán necropsias para intentar entender lo que sucede. Su principal sospecha: barcos que chocan con las ballenas, redes de pescar con las que se enredan los cetáceos o incluso algas tóxicas.

Estamos arruinando el medioambiente tirando nuestros móviles y computadoras. Leer más aquí.

Varios científicos piensan que el calentamiento de los océanos, consecuencia del cambio climático, podría desencadenar la proliferación de más algas tóxicas, las cuales podrían dañar a las ballenas y a otros mamíferos marinos.

Hace 20 años, muy pocos ejemplares morían por consumir algas dañinas para su salud, pero la estela de decesos crece cada vez más. De acuerdo a un estudio realizado en 2014, más del 40 por ciento de los mamíferos marinos varados en las playas norteamericanas durante los últimos 20 años fueron víctimas de las toxinas consumidas a través de algas nocivas.

En 2015 fueron encontradas 60 cadáveres de cetáceos a lo largo de las costas de Alaska y de la Columbia Británica. Ese mismo año aparecieron los cuerpos sin vida de 45 ballenas de aleta, ballenas jorobadas y ballenas grises, mientras que se encontraron otros 14 cadáveres en las costas de la Columbia Británica.

Las sorprendentes similitudes entre las ballenas y los primates. Leer más aquí.

Desde enero de 2016, 44 ballenas han sido encontradas muertas a lo largo de las costas de Estados Unidos bajo circunstancias "desconocidas" por las autoridades. Del total de ballenas encontradas, diez parecían haber sido golpeadas por barcos, pero las causas de muerte de las otras 34 sigue siendo un misterio.

Actualmente, los científicos están tratando de investigar más a fondo las circunstancias de estas muertes, aunque hasta ahora nada sugiere que estas tres series de decesos estén ligados. Sin embargo, algunos investigadores de la Columbia Británica que han estado indagando sobre los hechos del año 2015 están apoyando en el caso de las ballenas francas.

"En este momento, hay varias teorías sobre lo que pudo haberle ocurrido a los ejemplares de esta especie, pero aún no sabemos cuál es la correcta", dijo a VICE News la directora de Marine Animal Response Society, Tonya Wimmer. "Podría tratarse de algas tóxicas. Algún elemento de su medio podría haber afectado lo que comen, y quizá se trate de un tipo de alga. Sin embargo, estas especies también son amenazadas por los barcos y los equipos de pesca", continuó Wimmer.

El consumo de cigarrillo no sólo te mata, también destruye el medio ambiente. Leer más aquí.

De acuerdo con el Ministerio de Pesca y Océanos canadiense, los choques con embarcaciones, los equipos de pesca y la señal de los submarinos son los principales asesinos de las ballenas francas.

"Nunca habíamos visto esta serie de muertes entre las ballenas francas", dijo Winner.

De acuerdo con Paul Cottrell, el coordinador de la división de la costa oeste del Ministerio de Pesca y Océanos, con base en Vancouver, es posible que la neurotixina haya afectado el comportamiento de las ballenas, volviéndolas más susceptibles a ser golpeadas por los barcos. Aún así, insistió en la ausencia de pruebas contundentes, por lo que es imposible estar seguros de la causa de la muerte.

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsEs

Más VICE
Canales de VICE