Publicidad
identidad

Un chico respondió a mi nude con un emoji de carcajada

Reclinado en mi cama, parecía, tanto por mi postura como por la atmósfera, que estaba en la icónica escena del dibujo de Rose en 'Titanic'.

por James Greig; traducido por Laura Castro
09 Agosto 2019, 10:00pm

Composición del Staff de VICE. Fondo vía Pexels.


Artículo publicado originalmente por VICE Reino Unido.

El emoji me lo envió Luke*, un hombre con el que estaba saliendo, el día que terminó conmigo. Fue su respuesta a un desnudo bastante barroco que yo le había enviado. Reclinado en mi cama, parecía, tanto por mi postura como por la atmósfera, que estaba en la icónica escena del dibujo de Rose en Titanic. Puse mucho esfuerzo en la foto. Hice numerosas tomas y varias consultas en el chat grupal. Cuando le envías a alguien una foto tuya sin ropa, la cual esperas que le cause excitación, el emoji de carcajada con lagrimas no es la respuesta ideal y si; además, te mandan cinco de esos emoji es como recibir una bofetada.

Este DM no cambió mi vida; pero adquirió una cantidad desproporcionada de importancia debido a las inseguridades que ya tenía y los sentimientos que ya experimentaba.

La semana anterior, había sentido que Luke se estaba distanciando de mí. Rápidamente concluí que eso se debía a que yo no era lo suficientemente masculino para él. Él era, y es, uno de los hombres más exquisitamente hermosos que he conocido. Siempre me ha atraído la seguridad por encima de todas las demás cualidades, y él estaba tranquilo en su propio cuerpo. Llevaba un grueso anillo sello de oro en la mano derecha, el cual besé una vez y él en broma dijo que yo era como un siervo medieval que rendía pleitesía a su señor. Si tan solo hubiera sabido lo cómodo que me sentía con esa dinámica.

Luke era además muy indiferente conmigo y, en ese aspecto, se parecía a todos los hombres de los que siempre busqué aprobación. La primera vez que fuimos juntos a un club gay, el cadenero se negó a dejarlo entrar porque simplemente no podía creer que fuera gay. Esto me hizo sentir orgulloso de estar con él. Me avergüenzo de ello, y entiendo lo que eso dice del odio que siento por mí mismo. Durante mucho tiempo, el cumplido más halagador que pude haber recibido fue: "Nunca hubiera pensado que eras gay" (el segundo era: "¿Está todo bien? Te ves delgado").

Hubo un momento la primera noche que nos conocimos: ya llevábamos nuestra segunda o tercera píldora de MDMA en el sótano de Metropolis, un club de striptease de Londres que se transforma en club gay los fines de semana. Estaba sonando una canción house muy hermosa y triste. Él me tenía contra la barra del lugar. Podía sentir todo el peso de su cuerpo contra el mío, suave y duro, y me estaba mirando directo a los ojos. Nos besamos, mi visión se nubló y entré en una especie de trance. Fue exactamente como cada uno de los clichés trascendentes y eufóricos que existen sobre cómo puede ser estar en un club. Recuerdo haber tenido una sensación de llegada. Esto es, pensé. Así será la vida a partir de ahora.

Lo cual obviamente es muy estúpido. La vida no puede ser eternamente las 4 AM en un club de striptease en Cambridge Heath. Pero me convencí de que lo amaba e, incluso ahora, no estoy seguro de que no fuera así. Se necesita una cierta retrospección para decir: "Fue solo un enamoramiento" porque, como tu lo experimentas, ¿cuál es la diferencia? Tal vez la MDMA, tal vez esa es la diferencia. Luke me dijo una vez: "El sexo casual no es realmente para mí. No puedes negar por mucho tiempo el impulso humano de cuidar de alguien". Lo miré a los ojos, sonreí y asentí, e imaginé que estaba hablando de mí.

Me resulta vergonzoso sentirme atraído por hombres masculinos. Esto se debe en parte a que es problemático, pues es algo basado en un sistema de valores transmitido por una sociedad que nos odia, y principalmente porque es muy obvio. Recientemente, al aumentar un poco el volumen corporal y afeitarme la cabeza, por primera vez, he podido atraer a hombres a los que les gustan los hombres masculinos. Pero cada vez que ha sucedido, siento como si fuera resultado de un truco. Mi propia masculinidad, en la medida en que existe, es una actuación en el sentido más literal. Es un personaje que asumo, aunque sea el de un joven bribón en lugar el de un ceñudo macho alfa. El problema es que me gustaría ser deseado por hombres masculinos pero no quiero ser deseado como un hombre masculino. Quiero ser vulnerable, frágil, un desamparado al estilo de Lana del Rey, y que consideren atractivas estas cualidades. En general, me he dado cuenta de que esta combinación es imposible.

Pero, realmente, todo esto tiene muy poco que ver con Luke o el mensaje que me envió. El único crimen que cometió fue que yo no le gustaba tanto como él a mí. La narrativa que elegí creer fue que me rechazó por ser demasiado femenino. No diría que esta es una narrativa que encuentro agradable, o que representa un intento de consolarme, es más bien una proyección. A veces, simplemente no le gusto a alguien. Basado en una muy escasa evidencia, decidí creer la explicación que me resultaba más hiriente.

Cuando Luke terminó conmigo, perdí a la encarnación de un ideal, y me dolió más allá de toda razón. Me tomó un tiempo darme cuenta de que, para empezar, ese ideal tenía defectos. Esto no cambió mi vida, pero sí cambió mi forma de pensar. Si quieres algo que no puedes tener, lo único que puedes hacer es tratar de cambiar lo que quieres.

*El nombre fue cambiado.

@fudwedding