La muerte, el precio por ayudar a los desertores en Corea del Norte

Mientras se llevaban a cabo reuniones entre familiares de las dos coreas separados durante décadas, Corea del Norte habría advertido a sus ciudadanos que cualquier persona que ayudade a algún miembro de su familia que intente desertar será ejecutado.

|
oct. 22 2015, 3:55pm

Imagen vía Rodong Sinmun/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Dos contradictorias escenas se desarrollaron esta semana en Corea del Norte. Por un lado, diversos familiares separados desde hace décadas debido a la fuertemente militarizada frontera que divide la península de Corea se deshacieron en lágrimas cuando se reencontraron después de años sin haberse visto en un lujoso complejo turístico situado en la zona sureste del país.

Por el otro, el régimen del líder Kim Jong-un amenazó a los ciudadanos con el destierro o la pena de muerte si sus seres queridos tratan de escapar por la frontera con China, según la información facilitada por Radio Free Asia. 

Las reuniones, permitidas por primera vez por el régimen de Corea del Norte en casi dos años, son el resultado del acuerdo alcanzado en agosto para poner fin a la tensión militar entre Corea del Norte y Corea del Sur. El lunes, cerca de 400 surcoreanos de 96 familias cruzaron la frontera para encontrarse con 141 de sus parientes de Corea del Norte en la estación Diamond Mountain, en el Monte Kumgang.

Los reencuentros en el lujoso resort [para los estándares de Corea del Norte] se pactaron para que fueran breves, y estuvieron conformados por seis encuentros programados con una duración total de sólo 12 horas. Fotos y vídeos de los primeros encuentros mostraron viejos norcoreanos llorando y abrazándose por primera vez desde la Guerra de Corea, que terminó en 1953. Entre los participantes, según los informes, se encontraban un marido y mujer — de 83 y 85 años, respectivamente — que habían sido separados en 1950, y un padre de 88 años de edad que habló con su hijo de 65 años por primera vez.

Los surcoreanos que participaron en el encuentro fueron seleccionados al azar en un sorteo basado en el registro gubernamental que incluía cerca de 130 mil personas que afirmaron tener miembros de su familia viviendo en Corea del Norte, según la agencia de noticias surcoreana Yonhap. La segregación es el resultado de décadas de aislamiento extremo por parte de Corea del Norte. A la mayoría de los ciudadanos no se les permite ningún contacto con el mundo exterior, y sólo un puñado de élites ricas leales al régimen tienen permitido viajar al extranjero.

Sin embargo, más de 31.000 norcoreanos han logrado escapar en los últimos años. La mayor parte se dirigieron a Corea del Sur, que otorga ciudadanía automática a los desertores y les proporciona reorientación y ayuda financiera. El flujo de los desertores se ha desacelerado desde que Kim asumió el poder tras la muerte de su padre en 2011 y decidió reforzar la seguridad fronteriza. De 2007 a 2011, una mediana de 2.676 norcoreanos desertaron cada año. Una cifra que se ha reducido a alrededor de 1.500 fugitivos anuales bajo el mandato de Kim.

Hablamos con Cao de Benós, delegado especial de Corea del Norte en el extranjero. Leer más aquí.

Radio Free Asia, citando fuentes anónimas de las ciudades que se extienden a lo largo de la frontera de Corea del Norte con China, informó, el pasado lunes, que las autoridades han advertido a los ciudadanos que cualquier persona que sea sorprendida ayudando a un familiar en su intento de huir será condenada a muerte, mientras que sus parientes más cercanos serán desterrados a zonas remotas. 

"En una conferencia celebrada en la aldea la noche del 14 de octubre nos informaron de que quienes colaboren con la deserción de un familiar serán ejecutados", afirmó una fuente local a Radio Free Asia. "Otros miembros de la familia serán expulsados a otras zonas rurales".

En cuanto a los guardias fronterizos, éstos fueron advertidos que serían castigados si echaban una mano a los desertores. Hay constancia de casos de sobornos a soldados por parte de personas que intentaban fugarse para que no les barraran el paso. 

Tras cumplirse el 70 aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores de Corea, el aparato represivo del Estado continua actuando con total inmunidad. 

Sokeel Park, director de investigación y estrategia en Libertad en Corea del Norte, una ONG que ayuda a los desertores, afirma que los informes sobre la represión en la frontera de Corea del Norte no están confirmados, pero que las informaciones encajan con "la lógica de la intensificación de la seguridad fronteriza, así como en relación a los intentos para tratar de  cortar el flujo de deserciones".

"Tal vez se trata de una táctica para aumentar la percepción de los riesgos vinculados a facilitar las deserciones familiares, lo que, hasta ahora, no parecía haber significado un problema para las autoridades — familias enteras huyendo juntas, en lugar de individuos escapando para luego reunirse en China o Corea del Sur", dice Park. "No se trata de algo completamente nuevo. Es un refuerzo de políticas que ya estaban en marcha".

La primera banda extranjera que actuará en Corea del Norte tiene estética fascista. Leer más aquí.

VICE News habló recientemente con varios norcoreanos que se trasladaron a los Estados Unidos después de solicitar asilo político. Uno de los refugiados, de 25 años de edad, Joseph Kim, provenía de una provincia en el extremo norte que limita con China. Kim dijo que, antes, las autoridades se mostraban indulgentes cuando se trataba de desertores, especialmente durante la hambruna que tuvo lugar a mediados de la década de 1990 y que se saldó con la muerte de decenas de miles de personas.

"Muchas personas, las primeras víctimas de la hambruna, fueron a China para buscar alimento", dijo Kim. "Si [el régimen] hubiera querido castigarlos a todos, tendrían que haber enviado al 30 por ciento de la población a los campos de concentración. No podían hacerlo".

El código penal de Corea del Norte establece que los desertores deben cumplir dos años de trabajos forzados si son sorprendidos cruzando la frontera, aunque se dice que el castigo puede variar considerablemente dependiendo del infractor. Radio Free Asia informó que antes de esta política de endurecimiento, las personas que eran sorprendidas ayudando a desertores se enfrentaban a entre cinco y siete años de prisión.

La red de radio también informó de que el régimen de Corea del Norte ha emitido varios indultos de amplio alcance, como el último agosto, cuando liberaron a una serie de contrabandistas, posibles desertores, y guardias fronterizos que presuntamente habían colaborando con quienes querían huir.

Mira el documental de VICE News Lanzamiento de globos en Corea del Norte: propaganda sobre Pyongyang:

Miles de norcoreanos — nadie sabe exactamente cuántos — viven en el noreste de China, donde hay una considerable población del país vecino. Estos expatriados ayudan a apuntalar la economía de su país natal. Norcoreanos que viven en Corea del Sur envían en remesas unos 15 millones de dólares anuales, según una estimación. Park dijo que el comercio ilegal transfronterizo entre China y Corea del Norte se ha vuelto más difícil bajo el régimen de Kim.

"Es mucho más difícil de lo que solía ser ir y regresar", afirmó. "Una gran parte del contrabando...o por lo menos las operaciones principales están en el lado de Corea del Norte. Puede que alguien que tiene un buen negocio de contrabando nunca haya visitado China. La gente está en comunicación con socios chinos y las cosas van y vienen a través del río, ya sea con mulas o [con la ayuda de] los guardias de frontera".

Otra ronda de reuniones que involucran a otros 250 surcoreanos de 90 familias se llevará a cabo desde el sábado hasta el próximo lunes en Corea del Norte, según Yonhap. En años anteriores, los surcoreanos, según los informes, han dicho que sus seres queridos atrapados en el Norte estaban a punto de morir de hambre y vestidos con ropas no aptas para el invierno. De acuerdo con el régimen de Corea del Norte, sin embargo, los asistentes al evento de la reunión de este año no tenían nada más que cosas buenas que decir acerca de su país.

"Ellos y sus familias están disfrutando de una vida feliz y que vale la pena en el sistema socialista al estilo coreano", informó la Agencia Central de Noticias de Corea del régimen.

Sigue a Keegan Hamilton en Twitter: @keegan_hamilton

Más VICE
Canales de VICE