En India están vendiendo videos de violaciones grupales por menos de 1 dólar

En Uttar Pradesh, puedes entrar a una tienda y comprar videos —grabados con celular— de abusos terroríficos. Los activistas contra la violación ya están contraatacando.

por Sunaina Kumar; traducido por Daniela Silva
|
07 Marzo 2019, 4:30pm

Foto de Cloud Studio vía Stocksy

Artículo publicado originalmente por Broadly Estados Unidos.

Geeta*, una trabajadora de salud comunitaria de Muzaffarnagar, un distrito en el estado indio de Uttar Pradesh, abandonaba la aldea donde trabajaba cuando fue violada por cuatro hombres. A principios del año pasado, la madre de tres hijos se suicidó luego de que un video del abuso circuló en WhatsApp.

Apenas una semana después, Muzaffarnagar estaba de vuelta en las noticias cuando un video de la violación grupal de una joven de 2013 se volvió viral. La víctima, cuyo marido la abandonó más tarde, intentó suicidarse varias veces. Menos de seis meses después, una niña de 17 años fue secuestrada, violada por una pandilla y chantajeada con un video que posteriormente se compartió en las redes sociales.

Estos son casos conocidos en un fenómeno en el que la mayoría de los casos no se denuncian. En todos estos incidentes, las víctimas de estos horribles crímenes fueron intimidadas, chantajeadas y avergonzadas con videos hechos con celulares, imágenes que luego circularon dentro de su aldea y la comunidad en general.

"Trabajamos con este tipo de casos todo el tiempo", dice Rehana Adib, activista por los derechos de las mujeres en Muzaffarnagar que ha trabajado en los tres casos. Incluso puede suceder, agrega, que una mujer simplemente esté platicando con un hombre a través de su celular, que es mal visto en las zonas más conservadoras y rurales de la India. "Todos tienen celular, e incluso si una mujer está hablando con un hombre, puede grabarla y usarlo para chantajearla. Sobre todo porque estas mujeres soportan la carga del honor de toda la familia. Si eso parece ser violado, no hay vuelta atrás, no puede ser perdonada, y el honor de la familia solo puede recuperarse una vez que se hayan deshecho de ella".


Relacionados:


Adib se había acercado para apoyar a la mujer que había sido violada en 2013, pero dice que su equipo no ha podido rastrear su paradero en los últimos meses. "Su teléfono está apagado y su familia no nos dice nada. No sabemos si fue desterrada por ellos o si está viva".

En agosto, el Times of India encontró cientos, posiblemente miles, de videos de violaciones que se vendían en Uttar Pradesh. Los clips fueron vendidos bajo el mostrador por tan solo 50 o 100 rupias (0.75- 1.50 dólares). "La pornografía está pasada de moda", le dijo un comerciante al Times. "Estos crímenes de la vida real son lo de hoy". Una investigación posterior de Al Jazeera encontró que la policía local ignoraba el comercio clandestino que se desarrollaba bajo sus narices, y un oficial superior desconcertado le preguntó: "Video de violación, ¿qué es eso?"

En la indignación pública que siguió, la policía anunció una ofensiva en todo el estado contra el comercio. El portavoz de la policía de Uttar Pradesh, Rahul Srivastava, le dijo a Broadly: "Tuvimos que hacernos pasar por clientes falsos y confiscar cientos de CDs, pendrives y computadoras portátiles, e incluso arrestamos a algunos de los comerciantes que vendían videos de pornografía y violación".

indian-rape-videos-body-image-1489500936

Foto por Partha Pal vía Stocksy

Sin embargo, los vendedores pronto quedaron en libertad bajo fianza, y Srivastava admite que es posible que hayan vuelto a vender videos de abuso sexual. "Ciertamente no se puede decir si volvieron a vender videos de agresión sexual, pero probablemente sí", afirma. "Son patologías sociales y son difíciles de prevenir por las redadas".

Frustradas por la ineficaz respuesta de la policía, las personas han recurrido a las redes sociales en busca de justicia. La activista por los derechos de las mujeres de Hyderabad, Sunitha Krishnan, comenzó la campaña #ShametheRapist en 2015, luego de recibir información sobre dos videos en circulación en Whatsapp y en redes sociales. Puso borrosos los rostros y cuerpos de las víctimas y publicó las imágenes de sus atacantes en YouTube.

La campaña finalmente llevó a varios arrestos, pero los métodos de Krishnan son controvertidos. Los críticos argumentan que esta forma de justicia se llevó a cabo sin el consentimiento de las víctimas en los videos. Krishnan, que también es una sobreviviente de violaciones en grupo, defendió el movimiento en varias entrevistas y le dijo al Indian Express: "Los delincuentes hacen videos y toman fotos para avergonzar a las víctimas y las utilizan para amenazarlas y silenciarlas. Utilicé la misma estrategia contra los delincuentes, nada más que "ocultando la identidad de la víctima. Espero que las personas sean lo suficientemente sensibles como para dar información si pueden identificar a los violadores".

Nada en el mundo puede asegurar que el video sea destruido.

"Una vez que se hace y circula un video, no hay absolutamente ningún cierre de ciclo para las víctimas. Nada en el mundo puede asegurar que el video sea destruido. Por eso, en la mayoría de estos casos, las mujeres no se presentan como denunciantes. , "Krishnan dice ampliamente. Ella dice que ha recibido más de cien videos desde el inicio de su campaña. En los cuatro años transcurridos desde que la violación en grupo de una estudiante de Delhi, Jyoti Singh, provocó protestas en todo el país e impulsó el tema de la violencia contra las mujeres a lo más alto de la agenda nacional, el número de violaciones denunciadas en el país ha aumentado. Más mujeres se han presentado para denunciar el crimen, desafiando el estigma que enfrentan las víctimas y las nociones conservadoras de honor y vergüenza que invaden a la sociedad india. Sin embargo, como lo atestigua Krishnan, muy pocas mujeres se presentan si el crimen fue grabado en video.

Poco después de que ella lanzó su campaña, la ONG contra el tráfico de Krishnan, Prajwala, presentó una petición ante el Tribunal Supremo, que ordenó a la agencia principal de aplicación de la ley del país, la Oficina Central de Investigación, investigar los delitos. También buscó la respuesta del gobierno al bloquear dichos videos. Algunas de las recomendaciones hechas por Krishnan al tribunal incluyen la creación de un registro nacional de delincuentes sexuales y la creación de una agencia gubernamental centralizada para investigar estos casos. La recomendación más importante de todas, dice, es crear un mecanismo que permita a quienes reciben estos videos realizar una queja anónima. La mayoría de las personas, argumenta, no están dispuestas a informar abiertamente sobre ese contenido o temen ser tratados como los perpetradores.

Los defensores dicen que las compañías de tecnología que poseen los buscadores y las redes sociales donde proliferan estos videos también tienen un papel que desempeñar para frenar el comercio clandestino. "No solo es responsabilidad del gobierno, sino también de los proveedores de servicios, identificar violaciones de derechos humanos", argumenta Aparna Bhat, el abogado con sede en Delhi que representa a Prajwala. Las autoridades indias parecen estar de acuerdo: en diciembre, la Corte Suprema emitió un aviso a las oficinas locales de Microsoft, Google, Yahoo y Facebook, pidiéndoles que hagan más para frenar la propagación de videos de abuso. Los gigantes tecnológicos todavía tienen que presentar una respuesta.

Mientras tanto, la policía y los expertos legales que tratan de encontrar soluciones prácticas para este fenómeno que luchan con el contenido se pueden compartir en línea de una manera ilimitada. Cualquier estrategia que adopten debe evolucionar y mantenerse a la vanguardia de las tecnologías cambiantes, y eso solo es el comienzo. "Este es el inicio del proceso", dice Bhat. "Sabemos que las cosas se solucionarán, pero hasta que se implementen algunas de estas ideas, sabremos qué funciona y qué no funciona".

*El nombre fue cambiado.