Publicidad
Creators

Una artista embellece cicatrices con trazos de oro

En muchas culturas se ha hecho uso del oro para curar cicatrices, convirtiendo vasijas, jarrones y diversos vestigios en hermosas piezas de arte.

por Julia Lourie
03 Agosto 2017, 5:30pm

Si los cuerpos son capaces de contar historias, las cicatrices son sus palabras. Al leer las mías, veo un corte cicatrizado de 6 cm sobre mi hombro derecho que me cuenta la historia de un tatuaje poco acertado que borré de mi cuerpo, me lo hice en Ámsterdam con un antiguo novio. Un círculo blanco en mi antebrazo derecho me cuenta la historia de una quinceañera borracha apuntando torpemente un cigarrillo encendido hacia su brazo. Vivimos en la misma piel durante toda nuestra vida, no podemos desprendernos de ella o cambiarla por otra y las cicatrices son las marcas de una vida en curso.

Hace cosa de un año y medio, la artista Hélène Gugenheim conoció a Marie, las dos mujeres se estaban cambiando de ropa una cerca de la otra y Hélène percibió la cicatriz de una mastectomía que Marie tenía en el lugar donde debería haber estado su pecho izquierdo, e inmediatamente pensó: "Tengo que cubrirla de oro".

Así nació el proyecto Mes cicatrices, Je suis entièrment tissé ( Mis cicatrices, que tengo tejidas para siemper) de la artista parisina, que utiliza fotos y vídeos para documentar la aplicación ritual de pan de oro sobre cicatrices, en un protocolo que la propia artista ha desarrollado.

Ejemplo de la técnica Kintsugi sobre un cuenco, cortesía de Wikimedia Commons

Gugenheim es licenciada por la École du Louvre, por donde pasaron también artistas de la talla de Louise Bourgeois y Agnès Varda, y cuenta con las licenciaturas de historia del arte y arte contemporáneo (1999) y museología (2000). Tras licenciarse, estuvo años trabajando de periodista para la revista francesa Crafts, donde aprendió diferentes métodos, materiales e historias relacionados con la artesanía, y fue así cómo descubrió el kintsugi.

Kintsugi, o kintsukoroi, es un método japonés para reparar piezas de porcelana rota, y literalmente significa "carpintería dorada" o "reparar con oro". Una mezcla de oro con barniz o resina se vierte sobre las grietas del objeto fragmentado para unir las partes rotas, y así vuelve a ser funcional con sus fisuras quedando resaltadas en dorado, creando un tributo visual tanto a la rotura como a la reparación, donde las imperfecciones se convierten en virtudes.

Proceso de pintura de la cicatriz de Marie, 13 de mayo del 2015. Foto: Aurélien Mole. Dorado: Manuela Paul-Cavallier

Inspirada por el método kintsugi, Gugenheim supo exactamente qué hacer cuando vio la cicatriz de Marie. Vía Skype, la artista nos cuenta, "Cuando vi la cicatriz de Marie, vi una mezcla de fuerza y fragilidad. Fue alucinante, no vi solo la herida, sino también la sanación. Todo el mundo resulta herido en algún que otro momento, en la piel, en el corazón, y hay que hacer frente a eso. El título del proyecto está tomado de una frase del libro de poesía de Gugenheim, Nights, que Night Gaspard Editions publicó en el 2014, aunque asegura que nunca pensó en hacer un proyecto como este cuando escribió ese verso, el concepto permaneció latente en su interior.

Gugenheim desarrolló un protocolo especial para el ritual de aplicación del dorado sobre las cicatrices, como no puede permanecer sobre el cuerpo para siempre, el ritual implica su aplicación y eliminación de la piel. El protocolo empieza cuando un participante entra en el estudio de Gugenheim, se desviste y deja que se le aplique el pan de oro sobre sus cicatrices. Una vez aplicado, Hélène le pide al participante que descanse y respire, que se tome un momento para hacer lo que quiera: "dormir, llorar, cantar, no hacer nada, durante el tiempo que quiera". Cuando está preparado, el participante da una señal para que se le quite el pan de oro, luego se vuelve a vestir y Hélène mete el pan de oro dentro de un vial con el nombre del participante y la fecha escritos sobre él. El participante luego recibe este vial y el protocolo completo queda documentado con fotos y vídeo.

Hélène Gugenheim, "Mes cicatrices Je suis d'elles, entièrement tissé.", Olivier, 15 de septiembre del 2015. Foto: Florent Mulot. Dorado: Louise Dumont

Gugenheim destaca que: "La parte important es cuando les doy el vial para que puedan ver que la cicatriz es algo precioso gracias a la sanación". Cuando Gugenheim publicó el vídeo de su primera aplicación con Marie, la artista empezó a recibir e-mails de desconocidos hablándole de sus cicatrices y pidiéndole si podían participar. Ella se emocionó y pronto encontró a un nuevo particpante para su proyecto, Olivier, un tipo que nació con un hemangiomasevero sobre su rostro por el que nesitó varios injertos de piel.

La artista escoge de forma personalizada a cada uno de los participantes, el estudio donde se llevan a cabo las prácticas solía ser un antiguo taller de vidrieras hace unos 30 años y el propio protocolo está inspirado en la filosofía zen japonesa y en la estructura de las ceremonias de té japonesas, poniendo un énfasis especial sobre el vacío espacial y la conducta repetitiva.

Olivier, September 15, 2015. Photo: Florent Mulot. Gilding: Louise Dumont

Gugenheim espera que el proyecto acabe con unas diez performances documentadas: "el objetivo es que cuando la gente mire las fotos y vídeos los vean como en un espejo y se pregunte ¿dónde están mis cicatrices?, ¿cómo me estoy reconstruyendo por dentro y por fuera?"

Nuestra conversación concluye con Gugenheim diciendo: "Todo el mundo tiene un cuerpo, todo el mundo resulta herido y todo el mundo se cura. La cicatriz es la marca de nuestra humanidad". Su proyecto, vulnerable y poético, sirve para recordarnos que todos tenemos que seguir viviendo con nuestras heridas, ya sean emocionales o físicas, y encontrar formas de reinventarlas, regenerarlas y curarlas.

Olivier, 15 de septiembre del 2015. Foto: Florent Mulot. Dorado: Louise Dumont

Olivier desvistiéndose en el estudio, 15 de septiembre del 2015. Foto: Florent Mulot. Dorado: Louise Dumont

Olivier, 15 de septiembre del 2015. F oto: Florent Mulot. Dorado: Louise Dumont

Mes cicatrices Je suis d'elles, entièrement tissé - Marie de Hélène Gugenheim en Vimeo.

Aquí encontrarás información detallada del protocolo de Olivier, y para más información sobre la artista, haz clic aquí.

Tagged:
arte
Kintsugi
oro
Cicatriz
Sanación
cuerpo
mastectomia
Hélène Gugenheim
DESTACABLES2017