Publicidad
Identidad

Esta directora de porno gay nos cuenta por qué las mujeres aman este tipo de porno

Nica Noelle es una de las pocas mujeres en la industria del porno gay masculino. Nos explica por qué las mujeres heterosexuales lo aman, por qué a menudo su industria es problemática y otras cositas.

por Kevin Clarke
21 Agosto 2017, 4:22pm

Nica Noelle en el set con el actor porno Brendan Patrick. Foto cortesía de Nica Noelle

Después de trabajar por años en la industria pornográfica heterosexual y lesbiana, la directora y productora feminista Nica Noelle es una de las pocas mujeres que ha decidido incursionar en el porno gay masculino, de suerte que también es una de las pocas que ha podido saborear los inesperados éxitos que trae esta industria.

Noelle fundó el estudio pornográfico Icon Male en 2015, con la firme intención de especializarse en el "porno romántico". Para sorpresa de todos, más allá de hombres gay buscando contenidos distintos al sexo duro, ese de las mutuas cachetadas, el porno romántico resultó atractivo para las mujeres heterosexuales, quienes, por cierto, están viendo más porno gay que nunca desde hace algunos años. Los datos de Pornhub señalan con consistencia que después del porno lesbi, el porno gay masculino es la categoría más consumida entre sus usuarias. La reciente avalancha de fanáticas de este tipo de pornografía ha sido considerada un fenómeno excesivo. Como directora heterosexual de porno gay, pocas personas resultan tan bien paradas como Noelle, para hablar con autoridad sobre este tema.

La carrera de esta directora no ha estado libre de controversia. Algunos modelos y blogeros la han denunciado por tener un temperamento complicado y por asegurarles siempre unas pésimas condiciones laborales. Ella, por su parte, también ha lanzado una que otra acusación. En cualquier caso, es bien sabio que el universo del porno es turbulento y dramático, así que si bien Noelle tiene detractores, también abundan sus admiradores y sus reconocimientos. El solo hecho de ser una mujer heterosexual que se aseguró un lugar en esta competidísima industria, es ya un logro. Abajo, Noelle cuenta a VICE cómo racionalizó la emergente fanaticada de mujeres heterosexuales alrededor del porno gay, además de contarnos por qué su industria es tan problemática.

VICE: El porno gay que produces en Icon Male puede ser descrito como "porno romántico" en oposición al "porno real" o "porno amateur". Este tipo de porno está siendo cada vez más consumido por mujeres heterosexuales, ¿qué crees que explique esta fascinación?
Nica Noelle: Este es un tema complicado pero creo que hay unas líneas generales que se pueden identificar. Primero, muchas mujeres adultas, heterosexuales, pueden sentirse más cómodas viendo porno gay porque sienten que no tienen que preocuparse estableciendo odiosas comparaciones entre ellas y una mujer más joven, atractiva y sexualmente más habilidosa. La sexualidad gay masculina rechaza cualquier tipo de mujer, así sea joven y hermosa. Así, es posible observar a tu actor porno favorito haciendo el amor con otro hombre, disfrutar de su belleza y potencia, sin sentirte amenazada por la presencia de una dama con la que jamás podrías competir.

Las espectadoras pueden también fantasear. A pesar de que su "crush" es gay, es posible en sus cabezas lograr enamorarlo. No a punta de cuerpos despampanantes y derroche de juventud. No. Como son gays, es posible que su conversión se motive por razones nobles: pura empatía entre sus almas. Es su hermoso espíritu el que logrará seducirlo, creando una conexión que supera la lujuria animal. Como ven, alrededor del porno gay las mujeres pueden construir fantasías potentes que las hacen sentir seguras.

Con respecto a las "groupies", parece ser más una crisis de edad media, si es que eso no suena muy prejuicioso. Es como un regreso a su adolescencia cuando se obsesionaban con los miembros de las bandas pop que veían es las revistas adolescentes. Esa época de sus vidas en las que los hombres jóvenes se antojaban mágicos e inalcanzables, y justo por eso, inofensivos. Para una adulta es bastante más enfermizo obsesionarse con un adolescente heterosexual, es como coquetear con la pedofilia. Pero el hecho de que su objeto de deseo sea homosexual les permite disfrutar de su despliegue, sin vergüenza o culpa.

¿Crees que el boom literario que apela a los romances hombre-hombre (dominado por mujeres lectoras y escritoras), guarde alguna relación con el boom del porno gay romántico?
Muchas de la fans del porno gay escriben o consumen erótica homosexual, así que pareciera que sí existe un traslape entre las respectivas bases de seguidores. Sin embargo quiero aclarar que nunca he leído nada de erótica gay. Después de rodar todo el día porno homosexual masculino, lo último que quiero al finalizar mi día es leer sobre este tipo de historias.

Como directora y productora de porno gay, tienes la oportunidad de dar órdenes a los hombres en tu set, bastante distinto a como normalmente funciona la industria pornográfica. ¿Has sentido esto como un elemento empoderador?
No siento ningún disfrute personal en dar órdenes a los hombres imponiéndoles cómo asumir su sexualidad. Idealmente, todos deberíamos estar en la misma página a propósito de cómo debería desarrollarse una escena, de manera que fuera innecesario el que yo tuviera que abrir la boca para dirigir. Pero esa no es la realidad, obviamente.

El problema que he identificado con los actores porno, y esto no se limita a un asunto de género, es que los han condicionado a follar de manera particular, lo que yo llamo el "sexo pornográfico". Parece mecánico y distante, sin expresiones faciales, con gemidos falsos y exagerados. Como resultado parecen un par de siameses conectados por sus genitales. Así que tengo que recordarles durante la grabación que se toquen, acaricien, y permanezcan enfocados el uno en el otro. Tengo que recordarles que se besen con ganas y que se permitan un buen preámbulo. Algunos actores son naturalmente apasionados y carismáticos, mientras otros luchan sin éxito para poder expresar el tipo de pasión e intimidad que busco en ellos.

Varios documentales recientes han puesto sobre la mesa los excesos autodestructivos que pueden verse en la industria pornográfica gay ¿Cuál ha sido tu experiencia?
El porno es una decisión radical de carrera; puede ser un ambiente bastante extremo. No es el lugar más saludable para quienes son emocionalmente inestables o están luchando con adicciones o problemas de autoestima. Aún así, son justo estos los que van a parar a la industria pornográfica. Lo que he observado es que un alto porcentaje de actores porno, tanto gays como heterosexuales, están lidiando con una variedad infinita de crisis internas. Y si bien podrá decirse que esto es general, en los últimos seis meses dos conocidos —una actriz de porno heterosexual, y un actor de porno gay— se suicidaron. Puedo recordar un sin fin de suicidios y sobredosis desde que empecé a trabajar en esta industria hace años, en cambio en todos los años que trabajé en "Corporate America" jamás supe de un caso por el estilo, así que creo que es ingenuo decir que "las personas conflictuadas abundan por doquier", porque, aunque es cierto, sí son más propensas a autodestruirse en un ambiente como el de la industria pornográfica.

¿Crees que tus películas tendrán un impacto duradero en este género?
He generado discusiones interesantes en mi trabajo pero no creo que puedan considerarse "duraderas". No hay forma de construir una suerte de capital en el porno. No puedes alcanzar nada duradero en esta industria. No hay retiros oficiales, ni pensiones, ni seguridad laboral, ni nada de eso. No respetamos ni brindamos reverencia a los viejos. Nuestros mejores trabajos, aquellos que hacemos con el corazón, están destinados a llenar anaqueles de revendedores por un mes hasta que son arrojados a la discusión sobre si deberían o no irse a el mar inacabable de reproducciones en línea. En unos años cuando ya haya filmado mi última película porno, creo que será como si nunca hubiera pasado.

Esta entrevista fue editada y condensada.

Kevin Clarke vive en Berlin y trabaja para el museo Schwules*. Fue curador en la exhibición "Porn That Way" además de escribir el libro Porn: From Andy Warhol to X-Tube.

Tagged:
Porno
porno gay
LGTBI
fantasias sexuales
Nica Noelle
Icon Male