Publicidad
Motherboard

Los terremotos en la Luna podrían deberse a la tensión, según estudio

Una nueva investigación analiza cómo se mueve la superficie de la Luna, desde un interior frío hasta tirones gravitacionales.

por Samantha Cole; traducido por Álvaro García
20 Mayo 2019, 2:00pm

Imagen vía Pexels

De acuerdo con un nuevo estudio publicado el lunes en Nature Geoscience, es probable que la superficie de la Luna siga experimentando terremotos, causados por factores que van desde la contracción interior hasta la presión de las mareas.

La Luna es un misterio. Su formación es técnicamente teórica, aunque la mayoría de los astrónomos están de acuerdo en que fue formada por un objeto del tamaño de Marte que colisionó con la Tierra hace miles de millones de años. Después de esa formación, su interior se enfrió y se contrajo, causando una actividad sísmica que, según los investigadores, podría continuar hasta el día de hoy, según la NASA.

La investigación de científicos de la Universidad de Maryland sugiere nuevamente que la Luna sigue presentando actividad. Es posible que hasta el día de hoy la superficie de la Luna se agriete y retumbe con terremotos gracias a esta actividad sísmica superficial. Es probable debido a la contracción interior de la Luna y otras presiones, según el estudio.

Los investigadores utilizaron algoritmos modernos para volver a analizar las imágenes de la superficie lunar del Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) de la NASA —que ha estado orbitando la Luna durante 10 años— y las compararon con los datos recopilados de los instrumentos colocados en la Luna durante las misiones Apollo en los años 60 y 70.


Relacionados:


En 2010, el LRO encontró evidencia de actividad sísmica reciente en la Luna, que podría estar relacionada con la contracción interior en curso asociada con el enfriamiento. Este nuevo estudio expande esa investigación, utilizando los sismógrafos de las misiones Apollo para localizar los orígenes del terremoto lunar. Los investigadores examinaron cómo la distancia de la Luna, desde la gravedad de la Tierra, también provoca tensión en su superficie.

"El estado de presión actual de la Luna está dominado por la contracción radial del enfriamiento interior", escribieron los autores del estudio. "Superpuestos a las tensiones de compresión de la contracción están los dos componentes de la tensión de marea: la tensión de recesión orbital y la tensión diurna".

Según el estudio, algunos de los terremotos lunares asociados con la actividad sísmica se produjeron "en o cerca del pico de compresión, o poco antes o después de que se alcancen los picos de tensión de compresión".

Al observar las fallas de empuje (acantilados que se forman en la superficie a medida que el interior se encoge y enfría) detectadas por las imágenes del LRO, los investigadores pudieron identificar ubicaciones de epicentros más precisos para 28 terremotos lunares que los instrumentos de la era Apollo registraron en la superficie entre 1969 y 1977. Debido a que se originaron cerca de las fallas, los investigadores determinaron que al menos ocho de esos terremotos fueron causados por la actividad tectónica en la Luna, y no por asteroides o movimiento interior, actividad que, según dicen, probablemente siga ocurriendo.

"La asociación de los sismos lentos poco profundos con estas fallas recientes sugiere que la Luna aún puede estar enfriándose y encogiéndose hoy aunque sea un proceso muy lento", me dijo Nicholas Schmerr, profesor asistente de geología en la Universidad de Maryland, en un correo electrónico.

"Es muy probable que las fallas aún estén activas hoy", dijo Schmerr en un comunicado de prensa. "No es frecuente ver fallas tectónicas activas en ningún otro lugar que no sea la Tierra, así que es muy emocionante pensar que estas fallas aún pueden producir terremotos lunares".

El administrador de la NASA, Jim Bridenstine, insiste en que la humanidad regrese a la Luna "lo más rápido posible", y la obsesión del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, con la exploración lunar está presionando a la NASA para regresar a la Luna dentro de la próxima década. Mientras tanto, compañías privadas como Blue Origins, de Jeff Bezos, utilizan la colonización lunar como un MacGuffin del cambio climático para las empresas capitalistas. Hay una buena posibilidad de que el humano regrese pronto a la superficie lunar, donde posiblemente siga habiendo terremotos.

"Para mí, estos hallazgos enfatizan nuestra necesidad de volver a la Luna", dijo Schmerr. "Aprendimos mucho de las misiones Apollo, pero en realidad solo arañaron la superficie. Con una red más grande de sismómetros modernos, podríamos hacer grandes avances en nuestra comprensión de la geología lunar".