Munchies

¿Tragón y enamorado? Dilo con un ramo de alitas

Estos emprendedores de Iztapalapa combinaron gula y romance.

por Pável Gaona
14 Febrero 2019, 6:00pm

Fotos por Pável Gaona.

Cuando de regalos de San Valentín se trata, prácticamente todo ya se ha visto: flores, chocolates, serenatas o hasta la vieja confiable de llenar el auto de post its y frases cursis. Pero hasta el amor se puede reinventar, y esto es lo que hicieron en un pequeño local de antojitos en Iztapalapa, al oriente de la Ciudad de México. No satisfechos con haber nombrado a su local Harry Potter y la Orden de Alitas (en alusión a la quinta película del mago más popular entre el público millennial), crearon también una manera distinta y deliciosa de expresar el amor: un ramo de alitas.

Aquí no hay sala de pociones, pero sí una pequeña parrilla familiar donde ocurre la magia. Entre bromas, risas y un trato personalizado que envidiarían en cualquier restaurante, en este lugar además de prepararse antojitos, se cocinan sonrisas. ¿Pero en qué consisten estos ramos de alitas? Son varias brochetas de alitas de pollo, que pueden venir aderezadas con salsa BBQ, Búfalo o con la especialidad de la casa (y que se fabrica aquí): mango con habanero.

Las brochetas se juntan hasta que 10 alitas forman el ramo. Todas ellas se coronan con “flores” hechas de naranja. Se agregan zanahorias, jícamas, papas a la francesa y para dar el aspecto de bouquet, se rodean con hojas de lechuga. Luego, como si de flores se tratara, se adornan con papel y se envuelven en un cono de cartón. Sobre el cono de cartón se coloca el detalle romántico: un moño de colores muy vistoso que lo hace parecer como un verdadero ramo.

Para saber cómo llegaron a la idea de crear este regalo innovador y apto para los que creen firmemente que el amor entra por el estómago, platicamos con su creador: Dylan Álvarez Del Castillo.

1550166846191-Alitas_VICE

VICE: ¿Cómo se les ocurrió la idea de crear este ramo?
Dylan: Entre mi mamá y yo tuvimos la idea de crear el ramo de alitas. Todo pasó cuando se acercaba el 14 de febrero y le pregunté a mi mamá que quería de regalo ese día. Le sugerí que si le regalaba flores, que fue lo primero que me vino a la mente. Para mi sorpresa, ella me dijo que no, que mejor le regalara comida, y es que en la familia somos de buen diente. Y como yo tenía mi puesto de alitas, entonces pensé: ¿por qué no un ramo de alitas? Y así fue como nació la idea.

¿Hace cuánto tiempo nació este lugar y por qué le pusieron un nombre tan divertido?
Tenemos ya dos años y le pusimos así porque mi hermana y yo somos potterheads de corazón. Y somos los que nos decidimos a emprender y crear este pequeño negocio.

¿Y cómo les ha ido con el invento, ya les han caído pedidos?
Aunque nació como un experimento sí ha llamado la atención y sí, ya tenemos varios pedidos para el 14 de febrero.

¿Y cuál es la mecánica?
Pueden venir y apartarlo para que les hagamos sus ramos, o nos pueden mandar un inbox en nuestra página y ahí igual se los apartamos.

¿Cuál es el costo?
El ramo cuesta 150 pesos. Trae 10 alitas, la salsa al gusto (BBQ, Búfalo o mango con habanero) y va adornado con lechuga, flores de naranja, jícamas, zanahorias y papas a la francesa.

¿Una persona sola se puede acabar el ramo?
Claro, sin problemas. Pero es 14 de febrero, el ramo está pensado para compartir con algún ser querido, principalmente una pareja.

¿Y está pensado en que ellas se lo regalen a ellos o viceversa?
Hay para todos. Apenas vino un chavo a apartar el suyo y luego vino una chica y apartó la suya. Lo importante es que compartan el amor por la comida (risas).

@PaveloRockstar