Publicidad
Twin Peaks

Sherilyn Fenn nos habla de su papel como Audrey Horne en ‘Twin Peaks’

“Cuando mis hermanos vieron la serie, lo primero que dijeron fue que era igual que ella, la misma mocosa malcriada”.

por Hannah Ewens; traducido por Mario Abad
31 Agosto 2017, 5:12pm

En la segunda temporada de Twin Peaks, Audrey Horne intenta estrangular con el cable de un aspirador a Emory Battis, un personaje secundario de dudosa moral. Entre jadeos desesperados por tomar aire, Battis llama "loca" a Horne, a lo que esta responde con una risotada. "¿Que estoy loca? Soy Audrey Horne y siempre consigo lo que quiero".

Audrey Horne, que reaparece en esta nueva temporada de la serie, es la hija de Bejamin Horne, un tipo de escasa moral y abundante patrimonio. Y si bien en las primeras temporadas se la presenta como una adolescente, Audrey Horne posee mucho aplomo y una personalidad emocionalmente compleja. Es como Veruca Salt con la belleza subida.

"¿Que estoy loca? Soy Audrey Horne y siempre consigo lo que quiero"

Con sus cejas depiladas en un pronunciado arco y marcando su gesto distintivo, zapatos bicolores y luciendo un corte bob en su cabellera azabache, Horne irrumpe en los primeros episodios de la serie a golpe de contoneo, impregnada de un aura de precocidad.

No olvidemos la escena en la que, por pura rebeldía, clava un lápiz en un vaso de poliestireno, lo retira y observa divertida como su contenido se vierte por la mesa. O la vez en la que, mientras avanza pegada a la pared como una niña traviesa, anuncia a un grupo de potenciales clientes de su padre que su amiga Laura Palmer acaba de ser asesinada. Todo lo que hace Audrey Horne resulta hipnótico.

Audrey Horne (foto vía Wiki).

Sherilyn Fenn, la actriz que da vida a Audrey, adora su papel tanto como los propios fans de Twin Peaks, y atribuye el éxito del personaje a que reflejaba en gran medida su verdadera personalidad, aunque en aquel entonces ella tenía 24 años y Audrey, 17.

Todo lo que hace Audrey Horne resulta hipnótico

"David creó el personaje para mí después de que nos conociéramos", recuerda. "En aquella época tenía problemas con mi padre y con los hombres en general; estaba desesperada por enamorarme. Fue un periodo en que iba descubriendo mi potencial como mujer joven, algo que se refleja también en Audrey. Cuando mis hermanos vieron la serie, lo primero que dijeron fue que era igual que ella, la misma mocosa malcriada".

Audrey Horne (imagen vía Wiki)

El poderoso atractivo sexual de Audrey es el resultado de parecer una chica sofisticada, coqueta e inocente a la vez, algo que se evidencia en su estilo: labial y blusas de mujer muy entalladas que contrastan con faldas de colegiala, calcetines y zapatos (Fenn asegura que los zapatos bicolor fueron una petición expresa de Lynch, que también pidió que se le ajustara la blusa rosa "cada vez más hasta que casi se llegó a romper").

Estoy segura de que todos los tipos heteros con los que hayas salido han estado obsesionados con Audrey Horne y que todas las chicas han deseado tener su corte de pelo. Fenn insiste en que el erotismo del personaje no se debía a imposiciones del guion.


Relacionados: Cómo 'Twin Peaks' se adelantó a su tiempo y terminó rompiéndonos el corazón


"Roy [London, su profesor de interpretación] solía bromear con que no recordaba que hubiéramos trabajado 'la faceta sexy de Sherilyn'. Más avanzada la serie, varias de las otras chicas empezaron a hacer lo que creían que yo hacía, pero nunca fue mi intención parecer sexy. Es una cualidad intangible, auténtica, de alguien que desprende alegría y cuyo corazón está abierto".

Sea como fuere, es innegable que Audrey despide una sensualidad muy distinta a la de las otras jóvenes adolescentes de la serie. Sabe hacer un nudo en el rabo de una cereza con la lengua. En la cafetería RR Diner, cuando conoce al agente Cooper, se pone trascendental. "¿Le gusta el café?", le pregunta, mientras pasa el dedo por el borde de la taza. "Me encanta esta música. ¿No le parece muy evocadora?", añade, tras lo cual se levanta y empieza a bailar en medio de la cafetería, ante la mirada atónita de Donna.

Audrey en el RR Diner (Foto vía YouTube)

"En cualquier caso, Audrey no era la típica adolescente descarriada", señala Fenn. "No inhalaba coca todos los fines de semana. Tenía cierto recato, y eso me gusta. Cuando la conocemos, es todavía virgen y su única preocupación es conseguir lo que quiere. Piensa, Dios, por fin voy a ser independiente de mis padres y a tener una vida fantástica".

La verdadera descarriada de Twin Peaks era Laura Palmer, un espejo de lo que Audrey podría haber sido, consumiendo drogas, acostándose con varios hombres y desviándose del camino de la virtud. Fenn coincide con esto y añade que ambas jóvenes estaban "atormentadas y solas por igual".

"Nunca fue mi intención parecer sexy. Es una cualidad intangible, auténtica, de alguien que desprende alegría y cuyo corazón está abierto" — Sherilyn Fenn

"Es importante que haya gente que se aferre a la luz. No todo el mundo ha de estar abocado a la oscuridad. Me gusta que Audrey formara parte de eso de algún modo extraño".

Parte de esa influencia se debe a la fascinación de Audrey por el agente Cooper, bastantes años mayor que ella. Fenn explica que Lynch nunca planeó aquella relación y que, de hecho, la idea era que Audrey se relacionara con otro personaje. Sin embargo, el primer encuentro entre Audrey y Cooper fue suficiente para sellar sus destinos. "Kyle no me parecía especialmente atractivo, pero cuando Audrey vio a Dale Cooper, no había nada que hacer, fue inmediato. Cuando lo veo ahora, siempre esbozo una sonrisita por Audrey. Cooper es su verdadero amor, sin duda".

Aquello obligó a Audrey a hacer gala de una valentía y un pragmatismo que ningún otro personaje poseía. Como cuando decidió desinteresadamente hacerse pasar por trabajadora sexual para entrar en Jack el Tuerto. El personaje de Audrey es el que experimenta el mayor crecimiento de todos, un proceso en el que esa insolencia que tanto la define da paso al ingenio y la determinación.


Relacionados: La relevancia de Matt Groening en la cultura popular


"Creo que esa es la forma en que el amor nos hace madurar", explica Fenn. "Estaba dispuesta a madurar, tenía que dejarse de tonterías de adolescentes si quería estar con Dale. Para ser una joven estudiante, era muy valiente. Estaba poniendo en riesgo su vida por un hombre del que creía haberse enamorado. Para mí eso era una señal de lo desesperada que estaba por huir de su familia".

Pero Audrey quería huir, sobre todo, de su padre. Su relación con Cooper era una muestra evidente de sus problemas con la figura paterna, un problema que se aprecia también en cómo en la misma frase pasa de hablar de su padre a referirse a Cooper.

Pero, ¿quién puede culparla? A fin de cuentas, su padre tenía un romance con Laura, una chica de la misma edad que Audrey.

Audrey Horne (imagen vía YouTube)

"Dale era muy distinto a Ben, un hombre que seguía siempre el camino de la rectitud y la honradez, justamente lo opuesto a su padre", apunta Fenn. "Luego nos pasamos la vida intentando poner un parche a estas relaciones, ¿verdad? Yo lo veo en personas cercanas a mí".

Audrey finalmente ha regresado, después de varios capítulos de la nueva temporada desaparecida. ¿En qué punto cree Fenn que se encuentra el personaje en esta nueva situación? "Cuando la dejamos estaba intentando huir con todas sus fuerzas", explica tras un breve silencio. "Es inherente a ella, ese abandono, esa necesidad de abandonar; esa sensación de salir de su entorno, de creer que hay algo mejor en otra parte". Quizá todavía siga buscando. Yo creo que, de formas distintas, todos nos pasamos la vida buscándonos a nosotros mismos hasta que exhalamos el último suspiro. Espero que ella también lo consiga".

@hannahrosewens