Publicidad
La Guía VICE al ahora

Esta mujer intentó comerse un pulpo vivo y el pulpo se defendió

Karma instantáneo.

por Gavin Butler; traducido por Daniela Silva
09 Mayo 2019, 6:30pm

Imagen vía YouTube/Aaron

Artículo publicado originalmente por VICE Asia.

Tratar de comerte a un pulpo vivo es una mala idea. Tal vez ya lo sabías, pero, al parecer, vale la pena repetirlo, porque algunas personas no lo entienden.

Por ejemplo, esta blogera china, conocida como "Seaside Girl Little Seven", se grabó intentando comerse un molusco vivo. Algo que supuestamente era un caso clásico de crueldad animal disfrazada de "broma" al estilo Jackass se convirtió rápidamente en una lucha de supervivencia, ya que el pulpo se aferró a la cara de la mujer para salvar su vida. Luego, Little Seven comienza a llorar tratando de quitarse al pulpo de encima, mientras que éste básicamente trata de arrancarle la cara. Finalmente, la suelta, dejándole una pequeña herida en la mejilla.

"Mi cara está desfigurada", dijo, según The Independent, antes de asegurarle a sus espectadores que "se lo comerá en el siguiente video".

Hay muchas razones por las que este tipo de cosas no son recomendables: por cuestiones de ética, por ejemplo. Comerte a cualquier animal mientras todavía respira es bastante cruel, además, los pulpos son los invertebrados más inteligentes del mundo, con medio billón de neuronas que los colocan "cerca de la gama de los perros" en términos de inteligencia, según The Guardian, mientras que sus impresionantes funciones cognitivas y emocionales están incitando a muchas personas a cuestionarse si es moralmente defendible comerlos.

Este dilema, obviamente, alcanza otro nivel, cuando hablamos de comerlos vivos. Hace unos años, VICE habló con la experta en cefalópodos Jennifer Mather, acerca de cómo se siente un pulpo vivo cuando es consumido. "No hay absolutamente ninguna duda de que sienten dolor", declaró Jennifer. "Es terrible hacer eso con el animal... Me resulta difícil sentir empatía por las personas que se ahogan con un animal vivo porque se los comen pieza por pieza".

Con esto volvemos al video, y a otra muy buena razón por la que nunca debes comerte a un cefalópodo que todavía se retuerce: porque siempre existe la posibilidad de que se defienda y trate de matarte. Hay una sensación de justicia kármica en el video de Little Sevens; un ejemplo satisfactorio de un animal que exige una venganza instantánea contra el arrogante humano que esencialmente trata de torturarlo como una broma. Pero también debería servir como una advertencia para cualquier persona que aún no haya recibido el memorándum: tratar de comer un pulpo vivo es una mala idea, y si ese pulpo trata de arrancarte la cabeza en el proceso, probablemente te lo mereces.

Sigue a Gavin en Twitter o Instagram.