Un artista urbano intervino Miami Art Week y casi nadie lo notó

Todavía existen artistas callejeros anónimos y estas piezas irreverentes en Miami lo prueban.

|
20 diciembre 2017, 1:00pm

Todas las imágenes cortesía del artista.

Alrededor de la feria de arte Art Basel, la ciudad de Miami se llenó de arte, ferias, fiestas y proyectos creativos. Proliferan ferias y eventos alternativos donde se dan cita artistas, galeristas, coleccionistas y curiosos. Hay murales, performances, esculturas, lienzos y objetos incomprensibles por doquier.

Al estilo de los primeros artistas callejeros anónimos, un artista (cuyo nombre nos pidió no revelar) tomó por sorpresa a varios visitantes de Art Basel Miami esta edición 2017. Creó un proyecto de 22 piezas enmarcadas que contienen frases cortas que pueden describir perfectamente la lucha de un artista emergente como “los curadores de galerías me rechazaron”, “No me conoces” o “No soy Banksy”.

En otras ocasiones, el mismo artista reveló que ha dejado mensajes en edificios como “You’re here, Now What?” (Estás Aquí, ¿Ahora Qué?) o la serie dedicada al arte que se perdió el 11de septiembre, así como una serie de cuadros vacíos con la frase “use your imaginación” (usa tu imaginación).

Ahora durante la semana de arte en Miami creó una placa de concreto con la frase: “La Paz en Medio Oriente siempre es posible, solo no probable. -Dios” y lo colocó en la calle. Al mismo tiempo, creó las 22 piezas que colocó en diferentes puntos alrededor de las ferias de arte en Miami. El artista compartió su opinión sobre lo que debe ser el arte urbano, además de su proyecto.

Siempre estás creando proyectos de arte en las calles pero nunca te ha interesado dejar una referencia del creador. ¿Crees que un artista deba permanecer anónimo para aportar algo fresco o interesante?

Albert Díaz es un ejemplo perfecto del dilema que enfrentan los artistas urbanos. Todo el mundo está familiarizado con Jean-Michel Basquiat y con su firma de grafiti “SAMO©”. Pero no fue solo Basquiat quien inventó y comenzó a escribir SAMO alrededor de Nueva York. Albert Díaz fue el co-creador y co-escritor. Díaz sigue usando el tag SAMO hasta ahora. El aspecto interesante de esto, para mí, es por qué “SAMO©” escrito por Basquiat es más válido que uno hecho por Díaz, cuando ambos crearon el personaje ficticio. Fueron el padre y la madre. La madre ayudó al recién nacido a crecer y a madurar pero cuando murió, el padre tomó su lugar y ha mantenido a SAMO© vivo hasta hoy. Para mí, SAMO© es SAMO© pero para mucha gente, el graffiti no es de gran interés o valor a menos de que lo haya hecho Basquiat.

Jonathan Levine, el galerista conocido por haber lanzado la carrera de Shepard Fairey, aconseja a los artistas pensar en desarrollar un estilo completamente nuevo si se vuelven populares, para que esté listo en cuanto su trabajo se ponga de moda. Mi filosofía es no esperar. Yo pongo todo tipo de arte todo el tiempo porque no tengo una estrategia, solo tengo una imaginación.

Yo creo que la imaginación es un bien, pero un bien como ninguno otro porque mientras más lo uses, más abundante se vuelve. Como George Bernard Shaw lo dijo tan elocuentemente: “Ves cosas y dices: ¿por qué? Pero yo sueño cosas que nunca fueron y digo: ¿Por qué no?”. Durante Art Basel Miami hice una pieza de arte urbano de 31 kilos de concreto y lo instalé en Wynwood, y colgué 22 piezas de arte alrededor y adentro de las ferias de Art Basel, las cuales contaban la lucha semi-autobiográfica de un artista ficticio.

Yo hago cosas como pequeñas piezas de arte en cajas usadas por los carritos de comida afuera del museo Whitney, MoMa y el Met, en Nueva York; y pinto mensajes en paredes de 6 metros de alto en el barrio de Lower East Side. Cuando visité la Ciudad de México regalé una serie de arte en tortillas y enseñé a personas invidentes a crear arte en camisetas. Tengo dos cuentas irónicas pro Trump para experimentar con noticias falsas y el poder los memes. Nada de esto es pagado, pero nada cuesta más que unas cubetas de pintura. No soy rico, no poseo una casa ni tengo fondo de ahorros pero encontré que estas cosas enriquecen mi vida y mientras más doy, más lo disfruto.

Tradicionalmente, las ideas de los artistas necesitan desarrollarse y dominar la técnica antes de que el resultado se considere valioso. Como los grafiteros o artistas urbanos pioneros, no me importa lo que la gente opine afuera de mi círculo. Bueno, admito que tengo un ego obviamente pero veo que si eso crece, limita el flujo de mis ideas. ¿Qué mejor manera de suprimir el ego que negar la autoría y regalar el arte? Me encanta que sean los recogedores de basura quienes deciden si mi trabajo se debe quedar en la calle o no.

Mi trabajo no está ahí para ofender o molestar a la gente, está para tratar de motivarlos a pensar. Lo que elijan pensar es su problema, no el mío y estoy feliz de no tener que pasar tiempo justificando lo que hago. Trato de evitar lo que se clasificaría como vandalismo y acepto completamente la cualidad efímera de mi trabajo.

En esta serie de 22 piezas mencionas a Richard Prince, Banksy, Jerry Saltz, entre otros. Son referencias conocidas en el mundo del arte, ¿por qué te interesa hacer referencia a ellos?

No soy gran seguidor del trabajo de otras personas pero realmente disfruto tratar de entender las tendencias en el arte y la sociedad, como el hecho de que ahora mucho arte del que ves en ferias y galerías está creado en un formato cuadrado que se ve muy bien en Instagram. Banksy es alguien que admiro porque es extremadamente talentoso como artista y comunica ideas serias de manera clara y con humor. También él creó Mr. Brainwash, que representa todo lo que está mal con el arte urbano, es un buen ejemplo de cómo el ego y el dinero pueden consumir todo. Banksy como palabra se ha vuelto casi una marca, como Hoover se convirtió en sinónimo de aspiradora. La mayoría de la gente sabe más de Banksy que todo lo que saben sobre los artistas de la Bauhaus. Si quiero usar el nombre de Richard Prince para enfatizar mensaje, lo puedo hacer. Al elegir evitar la fama, necesito entender la fama. [En las piezas de “Usa tu imaginación”], el mensaje se comunica por medio de marcos vacíos sin necesidad de agregar el nombre de Prince pero creo que es provocador y fuera de lo convencional incluirlo. […] Creo que lo que hace Jerry Saltz [crítico de arte de New York Magazine] con sus cuentas de redes sociales es representativo de una nueva forma de arte, genuinamente creo que el próximo gran movimiento de arte será una forma basada en redes sociales. Noticias falsas, imágenes distorsionadas, bots e individuos selectos manipularán la forma en que veremos el arte de la misma forma que ha pasado con la dinámica de la política. Disfruto hacer arte análogo pero puedo ver que algo se está gestando (y no hablo de Realidad Virtual) y por eso observo a los que creo que son personas clave.

¿Qué ventajas encuentras en el texto como medio principal en tu arte?

Seré el primero en admitir que soy un artista con una técnica pobre. Mis habilidades figurativas son casi inexistentes pero me encanta la gráfica y el texto es obviamente lo más fácil para usar. Siempre bromeo y digo que hablo dos idiomas: inglés e ‘infantil’ (childish), el ‘infantil’ es de donde vienen mis ideas y se subtitulan en inglés. Sé que esto limita mi trabajo en cuanto a comunicarlo a la mayoría de [la población] del planeta pero la clave es usar tus fortalezas. Si buscara la ‘trayectoria’ o si fuera un Instagrammer, haría la traducción de “Use Your Imagination” en muchos idiomas y viajaría por el mundo con la idea, creando seguidores, ganado patrocinios y vendiéndolo en ferias de arte a abogados por 5 mil dólares cada pieza. Es una idea simple, cualquiera se puede relacionar con ella, es positivo, no ofensivo de ninguna manera. Podría ser rico, famoso y tal vez conocer a Banksy… pero no soy yo.

El crítico de arte Jerry Saltz mencionó en un post reciente de su cuenta de Instagram que “estas son maneras para las galerías y para los artistas de hacer un poco de dinero”. ¿Crees que las ferias de arte son una parte necesaria del sistema?

Creo que la respuesta está en la pregunta. El arte no es y no debería ser un “sistema”, pero la parte visible: las ferias, la pieza de Leonardo [da Vinci, vendida en] 450 millones de dólares y los posts de Instagram de todos son exactamente eso. Es un sistema que da prioridad al dinero, la fama y la popularidad en lugar del talento. Como el director de una feria una vez me dijo durante Art Basel: “Un tercio de las galerías que vienen aquí ganan dinero, otro tercio quedan ‘tablas’ y otro tercio pierde dinero.” En otras palabras, la mayoría de las galerías y artistas no están ganando dinero en estas ferias y esos que sí probablemente son aquellas de larga trayectoria que representan a los artistas más famosos. Las ferias son una excelente manera para las galerías de llegarle a compradores en potencia y hacer que le trabajo de sus artistas esté en redes sociales durante 5 intensos días.

Lo que amo es que, en general, la gente está más interesada y disfruta más el arte que nunca. Al final, la cantidad de ferias y el volumen de trabajo expuesto en ellas causará una sobresaturación y aburrimiento visual, de la misma forma en que la gente se aburrió de las películas 3D o Pokemon Go. Sin embargo, el arte se ha vuelto una parte aceptada de la vida por su democratización y accesibilidad, gracias más que nada a las redes sociales y al arte urbano. La gente todavía va a museos por una dosis de arte clásico pero la mayoría prefiere la dosis rápida del arte urbano y las ferias, donde hay una posibilidad de que posees una selfie junto a una pieza que aun nadie ha visto.

¿Qué reacciones a esta serie te encantaría ver o al revés, odiarías?

Soy ateo pero es curioso, pero hay tantos ejemplos perfectos de serendipia cuando hago arte urbano que si no hay un dios, no estoy seguro cómo es que se alinean tan bien las cosas. Hay 22 piezas donde, además del texto principal, en la parte posterior hay una explicación escrita a mano de lo que hay detrás (literalmente detrás) de la frase. En conjunto es una biografía de un artista pero nunca estarán juntas todas las piezas. Algunas se colocaron dentro de las ferias importantes como Art Basel, Scope y Pulse solo porque me gusta rebelarme en las ferias. Otras se pusieron alrededor de South Beach y de Wynwood. Cualquiera que sea la reacción a ellas será la mejor parte para mí. No me quedo por ahí a ver lo que opina la gente porque en el pasado me pasaba que empezaba a mover la pieza para que más gente la viera o la manipulaba de alguna forma. Me encanta cuando la gente simplemente se la encuentra y los toma por sorpresa. Poner arte donde no es esperado es gran parte del proceso para mí, así como elegir las locaciones: en un aparador, colgado en una palma, sobre la acera, en el baño de un restaurante o adentro de una caja dispensadora de periódicos, por ejemplo. Lo peor que puede pasarles es que se arruinen por la lluvia y lo mejor sería que pueda conocer a Albert Diaz y poner la pieza de “Art History Forgot Me” (La historia de arte me olvidó) al lado de su trabajo, o que Jerry Saltz lo descubra y lo suba a su cuenta… increíblemente ambas de esas cosas sucedieron. Tal vez sí hay un dios, después de todo.

Sigue a Cynthia Arvide en Instagram.

Relacionados:

Nick Smith convierte obras maestras en mosaicos de Pantone

Fuimos a Art Basel Miami Beach 2017

¿Art Miami es más que carros de lujo, valet parking y cocteles VIP?

Más VICE
Canales de VICE