El incremento de las rentas perjudica seriamente a la salud y al medio ambiente