La depresión te roba el alma y luego se lleva a tus amigos