Así es traficar drogas en el país con las condenas más duras del mundo