Desde un Manifiesto hippie hasta un obsequio de Yoko Ono: Fuimos a un museo donde vimos las mejores reliquias de la historia