Fuimos al café más antiguo de la CDMX