La vida nocturna en Damasco sigue prosperando a pesar de la guerra