‘Nos quitaron hasta el miedo’: Chile ha despertado