La ciencia demostró que China está emitiendo gases ilegales que dañan la capa de ozono