El Salvador: su presidente hipster contra los medios de comunicación