La soledad de la cuarentena me inspiró a crear estos amigos imaginarios