¿Deberíamos usar mariguana para tratar trastornos alimenticios?