Artistas invadieron el MoMA con una guerrilla de realidad aumentada