Casi todos los asesinos en masa desde 1966 tienen 4 cosas en común