Las relaciones abiertas son divertidas hasta que la gente empieza a hacer preguntas