Resulta que los desarrolladores de videojuegos son malísimos jugando sus propios juegos