#FuckAFan: el sueño de cualquier fanático del porno