Si todos consumiéramos drogas psicodélicas lucharíamos contra el cambio climático