Tazones misteriosos de puré de papa siguen apareciendo en los pórticos de este vecindario