Cómo una estrella pop se convirtió en la cara del movimiento prodemocrático de Hong Kong