Ecuador está lidiando con montones de cuerpos mientras el coronavirus devasta el país