Algunos científicos chinos y rusos se unieron para manipular la atmósfera de la Tierra