Estas trabajadoras sexuales son la primera pareja queer que se casa en un burdel