Según los expertos, la sangre de los jóvenes podría ser un elixir antienvejecimiento