Un mantra contra la revictimización