La kombucha es igual de mala para los dientes que un refresco