El sangriento debut de Brujería inspiró a una generación de metalerxs latinxs