Este fugitivo fingió su muerte para vivir en un castillo de 3,4 millones de dólares