El presidente de El Salvador bromea con ser un dictador, pero quizás sí lo sea...