Mi primer LSD

  • Consejos para tu primer viaje en ácido

    Con las drogas psicodélicas se tienden a borrar las fronteras entre lo que está afuera y lo que está adentro, así que aunque te prepares muy bien para el viaje, puedes terminar siendo el papel tapiz que está en la cocina y que has odiado toda la vida.

  • Mi primera experiencia con LSD

    El pasillo de tres metros de longitud del departamento de mi mejor amigo, y que había atravesado al menos un millón de veces, se había convertido en una desafiante expedición dentro de mi mente sin un final aparente.

Publicidad